4
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

Durante el 2018 el gobierno estatal pagó 4 mil 272 millones 772 mil 200 pesos de intereses de la deuda, lo cual representó 26 por ciento más de lo erogado durante el 2017, cuando la suma total de los pagos alcanzó 3 mil 375.5 millones de pesos.

Sin lograr reducir el monto del débito, el gobierno tuvo que destinar 11.7 millones de pesos diarios durante todo el pasado ejercicio fiscal, lo cual representó un gasto cercano al medio millones de pesos cada hora.

De acuerdo al reporte del Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México (OSFEM), mes con mes la Secretaría de Finanzas tuvo que pagar intereses de la deuda que cerró el 2018 en 39 mil 968.8 millones de pesos.

En enero empezó cubriendo un pago de 301.5 millones de intereses, en febrero 281.1 y así sucesivamente; cada mes entregó cantidades menores a los 300 millones de pesos, hasta el mes de septiembre que debió cubrir 366.4 millones o en noviembre cuando el pago fue de 717.4 millones y en diciembre de 583.9 millones de pesos.

En total a la banca comercial le pagó un total de 2 mil 734.2 millones de pesos, de los cuales el más beneficiado fue Banorte con mil 94.7 millones, seguido de BBVA Bancomer con 767.5 millones. A la banca de desarrollo le dio 582.7 millones que representan en 13.6 por ciento del monto total pagado en intereses.

CRECE LA DEUDA

La evolución de la deuda pública en los últimos años muestra que en 4 años aumentó 7 mil 500 millones de pesos, al pasar de 32 mil 258.9 millones en 2014 a 39 mil 968.8 millones. De los incrementos el de 2018 es el más reducido, de poco más de 700 millones de pesos.

En proporción a sus ingresos ordinarios la presión de la deuda ha disminuido. En 2014 representaba el 16.1 por ciento y en 2018 el 15.6 por ciento, porque las entradas aumentaron en 25 por ciento, al pasar de 200 mil 364.7 a 249 mil 986.1 millones de pesos.

Con la disminución del valor nominal del bono cupón cero, por mil 75.9 millones de pesos, contablemente la deuda cerró en 38 mil 892.8 millones de pesos. Esto, luego que el 10 de agosto la Legislatura autorizó el refinanciamiento y reestructura de la deuda pública hasta por 43 mil 769.9 millones de pesos.

El refinanciamiento concluyó hasta el primero de noviembre del 2018 y como resultado “se suscribieron seis créditos por un monto de 35 mil 700 millones de pesos, los cuales tuvieron como destino el refinanciamiento de 18 créditos bancarios.

“Gracias a esta operación se disminuyó la sobretasa de interés promedio, respecto de la tasa de Interés interbancaria de Equilibrio (TIIE), de 0.91 a 0.39 por ciento y se incrementó el plazo promedio ponderado de los financiamientos de 15 años cinco meses a 20 años cinco meses” reportó el gobernador en su segundo informe.

Con esto se colocó a la deuda con la tercer mejor tasa del país, sólo superada por Oaxaca y Chiapas. En contra parte, quienes tienen las tasas más altas del país, hasta arriba de 9 puntos porcentuales está Baja California, Quintana Roo, Veracruz, Zacatecas y Colima, y se espera que el pago de intereses sea menor este 2019.

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

LA CALIDAD DE LA CIUDADANÍA EN EL ESTADO DE MÉXICO

Siguiente publicación

VATICINAN MÁS FUGAS EN EL PT