Legislatura, nombramientos, amnistía y liberación de Ramírez Valdovinos

 Legislatura, nombramientos, amnistía y liberación de Ramírez Valdovinos

CUENTA REGRESIVA EN LA LEGISLATURA

La actual Legislatura mexiquense está por iniciar su último periodo ordinario de sesiones, y con ello, sus últimas semanas de gestión.

El 4 de septiembre cumplirá tres años, durante los cuales ha tenido aciertos y desaciertos, y será recordada como histórica, pues es la primera donde Morena y sus aliados lograron el control del Poder Legislativo, y el Congreso recuperó su papel de contrapeso ante los poderes Ejecutivo y Judicial.

Una de sus primeras acciones positivas fue la desaparición del Programa de Apoyo Comunitario (PAC), que durante años hizo ver a las y los legisladores como repartidores de cemento, pintura y lámina, y no como piezas activas en su labor de fiscalizar, exigir la rendición de cuentas y mejorar la normatividad.

Las y los actuales diputados lograron una Legislatura más austera, recuperaron la facultad de calificar las cuentas públicas, instauraron el Parlamento Abierto en varios temas: la Ley de Amnistía, la Violencia Política, y sobre todo con la actualización de la Constitución y realizaron foros y reuniones con otros sectores para actualizar diversas leyes.

Las fracciones parlamentarias recuperaron su papel protagónico en la presentación de iniciativas de ley; establecieron la modalidad de sesionar dos veces por semana; las comisiones trabajaron durante los recesos y se tocaron temas que antes no se habían puesto sobre la mesa.

No autorizaron deuda a largo plazo a los municipios, bajaron las propuestas hechas por el gobierno estatal y generaron un mayor debate, pero quizá su mayor acierto ha sido dejar de ser una oficialía de partes que sólo se dedicaba a legislar lo que al Ejecutivo le interesaba.

También tuvo roces con el ex titular del Poder Judicial mexiquense, Sergio Medina Peñaloza y con el ex rector Alfredo Barrera. El primero impugnó la disminución a su presupuesto, y el segundo, se confrontó con Morena por el intento de expedir una Ley distinta a la aprobada por el Consejo Universitario.

Otro de sus temas más polémicos fue la reforma con la cual disminuyeron el número de síndicos y regidores en los municipios.

A Morena sus críticos le reprochan que ha dejado pasar la oportunidad de sacar temas polémicos, que con una mayor presencia del PRI y del PAN en la Cámara de Diputados, difícilmente saldrán.

Los desaciertos no son de un solo grupo, sino de todas las bancadas que, con excepción del PRI, que ha mantenido un perfil bajo, privilegiaron la cantidad sobre la calidad de las propuestas, además de abusar de la figura del exhorto, sin una cifra clara de cuántos se atendieron.

Faltaron más temas de impacto y beneficio social. Hay quienes solo buscaron buenas estadísticas, aunque sus propuestas no fueran viables, ni tuvieran posibilidades de ser aprobadas.

Vienen las últimas semanas y la oportunidad de sacar los pendientes. Veremos qué tanto avanzan las y los representantes populares entre el 20 de julio y el 15 de agosto.

Quienes ofrecieron hacer historia aún tienen retos por delante.

FUTUROS NOMBRAMIENTOS

En este último tramo, la Legislatura deben echar toda la carne al asador para no dejar pendientes, y entre otras cosas, tiene varios nombramientos pendientes.

Primero: convocar y elegir a las y los nuevos integrantes del Instituto de Transparencia, donde una comisionada terminó su encargo desde el año pasado, pero sigue en funciones; otro renunció y los tres restantes están por terminar su periodo.

Por primera vez, la oposición definirá el nombramiento del nuevo o nueva titular de la Comisión de Derechos Humanos, donde el actual presidente, Jorge Olvera, ya alzó la mano y está listo para buscar la reelección, que hasta el momento, sólo el ex rector Marco Antonio Morales ha logrado.

Entre los prospectos hay varios perfiles. Olvera tiene a su favor el dinamismo que le ha inyectado a la Codhem y su abierta posición en temas polémicos, donde ha apoyado a grupos como la comunidad LGBTTIQ y ha impulsado a ese órgano autónomo, después de varios titulares con gestiones grises, a veces más preocupados por no confrontarse, que por defender los derechos.

Sin embargo, por primera vez habrá propuestas distintas, y todo indica que en la lista estará el abogado defensor José Antonio Lara Duque, del Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, quien ha destacado por la defensa de los derechos, de personas injustamente presas y víctimas de injusticias en el Estado de México, y en el ámbito nacional.

La o el siguiente ombudsperson deberá ser electo por las dos terceras partes de las y los legisladores presentes, es decir, por 50, en caso de que acudan todas las y los 75 diputados.

AMNISTÍA: UN PENDIENTE

Uno de los temas que podrían quedar pendientes si la Legislatura no acelera el ritmo son las peticiones de amnistía que han llegado a la comisión especial, y las cuales, hasta el momento no han sido resueltas.

Esas solicitudes tienen varios ingredientes, como el hecho de que se refieren a delitos de alto impacto, cuando exista la presunción de fabricación de delitos, fallas en la aplicación de alguno de los principios penales del Sistema Acusatorio, o violaciones Derechos Humanos.

Algunas organizaciones han advertido temor de que los casos no sean atendidos porque la comisión especial sólo se mantendrá en esta Legislatura, y hasta ahora no habido ninguna liberación, derivada de una recomendación legislativa.

Además, durante las campañas electorales se perdió tiempo, pues la mayor parte de las y los diputados solicitaron licencia.

La ley debe aplicarse sin temor a costos políticos.

Es necesario recordar que la Ley de Amnistía nació como una luz de esperanza para las y los injustamente presos y no puede quedar en letra muerta.

CASO RAMÍREZ VALDOVINOS

El profesor Manuel Ramírez Valdovinos, detenido en mayo del año 2000 en su domicilio de Acolman con violencia, sin una orden de aprehensión, y quién fue torturado y acusado del homicidio de un hombre que está vivo, por fin fue liberado.

Estaba sentenciado a 40 años de prisión, y pese a mostrar evidencias de que la supuesta víctima sigue con vida, éstas fueron desestimadas por las autoridades judiciales.

Mientras existan casos como ése, será necesario exigir una Ley de Amnistía para delitos de alto impacto, pues se han fabricado ilícitos y hay gente inocente en prisión.

Y tanto la Fiscalía General de Justicia, como el Poder Judicial mexiquense tienen un pendiente importante en procurar y administrar justicia, cada uno en su ámbito.

Pese a la modernización y los avances tecnológicos, mientras ocurran casos como el de Ramírez Valdovinos, no se logrará recuperar la confianza ciudadana en esas instituciones, ni se podrá hablar de que existe una verdadera justicia en el Estado de México.

SALIDA

Quien no hizo ruido al dejar el cargo fue el magistrado anticorrupción del Tribunal de Justicia Administrativa, Baruch Delgado Carbajal, que renunció el pasado 15 de junio, a sólo cuatro años de su nombramiento, en el cual legalmente podría haberse quedado otros seis años. Su paso fue por demás discreto.

Marcaje Legislativo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related post