2
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

La democracia se construye con la participación de la ciudadanía. Así mismo, las autoridades jurisdiccionales y administrativas electorales son un factor importante en el régimen democrático, al tener encomendadas funciones específicas para organizar, vigilar y desarrollar elecciones libres, auténticas y periódicas.

El proceso electoral 2017-2018 representó un reto para las autoridades comiciales, toda vez que se renovaron los cargos a nivel federal de presidente de la República, 128 senadurías y 500 diputaciones; de igual manera, en 30 entidades federativas se sustituyeron en total 17,682 puestos de elección popular (una jefatura de gobierno, diversas gubernaturas, diputaciones locales y ayuntamientos).

La complejidad del proceso derivó del gran número de cargos que se disputaron, circunstancia que produjo una serie de experiencias, reflexiones y problemáticas, las cuales se abordaron y analizaron en el marco de la celebración de la 6ª Reunión de autoridades electorales de la quinta circunscripción plurinominal. Este foro les permitió a las autoridades jurisdiccionales y administrativas, tanto federales como locales, discutir en las mesas de trabajo el balance de los desafíos a los que se enfrentaron, en temas como: la paridad de género, las coaliciones, las candidaturas independientes y la reelección.

En materia de género se planteó que, a partir de la reforma política-electoral de 2014, la participación de la mujer se ha incrementado de manera sustantiva en los espacios de toma de decisiones, como sucede ahora en el Congreso de la Unión, en el cual hay 241 diputadas y 63 senadoras. Con esto, México se posiciona en el cuarto lugar a nivel internacional en paridad de género de acuerdo con la asociación Inter-parliamentary Union. Además, hay que mencionar que nuestro país, como miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), se ubica en el primer lugar en dicho rubro, gracias al alto porcentaje de mujeres que ocupan una curul en las legislaturas locales.

Si bien es cierto que las mujeres actualmente han logrado alcanzar la paridad en el congreso a nivel federal, así como local; ello no impide que, dentro y fuera de los procesos electorales, en muchas ocasiones sean víctimas de violencia política, pues hay intereses particulares que tienen por objeto menoscabar y limitar su participación en la toma de decisiones. En este sentido, las autoridades electorales coincidieron en que es necesario trabajar de manera coordinada para erradicar tal problemática; para lo cual, es ineludible que los institutos electorales locales establezcan acciones afirmativas en favor de las mujeres y, en el caso de los órganos jurisdiccionales, estos juzguen con perspectiva de género.

De igual forma, en esta reunión se analizó el tema de las coaliciones, dado que, los institutos electorales locales afrontaron dificultades al momento de asignar las diputaciones de representación proporcional. En el caso del Estado de México, las autoridades jurisdiccionales emitieron tres criterios distintos sobre la materia, debido a que la redacción de la norma electoral no era muy específica.  

En relación con las candidaturas independientes, el magistrado Indalfer Infante Gonzales mencionó que esta figura jurídica no ha permeado significativamente en el sistema democrático mexicano, es decir, la ciudadanía mantiene su preferencia por los partidos políticos. Por otro lado, indicó que la Sala Superior logró equilibrar la competencia electoral al implementar un criterio que les permitiera a las y los candidatos independientes recibir más recursos privados que públicos, con el objetivo de que pudieran afrontar los gastos de campaña.

Otro aspecto que se examinó en el foro fue la reelección, entendida como un mecanismo para que la sociedad evalúe a sus gobernantes, ya que, si un servidor público se desempeña de manera idónea, puede mantenerse en el mismo cargo; si esta situación no acontece, la ciudadanía tiene la posibilidad de emitir un voto de castigo.

Finalmente, en esta reunión las autoridades electorales llegaron a la conclusión de que es necesario contar con reglas claras que les ayuden a desempeñar sus funciones, así como, a seguir mejorando y hacer eficientes los mecanismos de comunicación entre las autoridades jurisdiccionales y administrativas electorales, con la finalidad de tener y dar buenos resultados a la ciudadanía en los procesos electorales subsecuentes.

*Consejera electoral del IEEM

 

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

LEGISLATIVO EJERCIÓ 696.4 MDP EN GRATIFICACIONES

Siguiente publicación

PENDIENTE AMPARO UNIVERSITARIO