0
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

Desde el año 2010 el estado de México cuenta con un Fondo para la Atención de Desastres y Siniestros Ambientales o Antropogénicos, pero nadie conoce cómo se ha manejado ni en qué se ha ejercido, pues nunca ha sido transparentado, ni auditado por el Órgano Superior de Fiscalización (OSFEM), a pesar de que en siete años ha tenido un presupuesto de mil 447 millones de pesos.

Después del sismo del 19 de septiembre se ha buscado echar mano de esos recursos para apoyar las labores de reconstrucción; de hecho el gobernador, Alfredo del Mazo acaba de emitir una declaratoria de emergencia para acceder a esos recursos. Es la primera vez que se hace.

Esa bolsa nació con 75 millones de pesos, un año después creció a 150 millones; del 2012 al 2016 se mantuvo en 200 millones y este año aumentó a 222 millones que deben ser manejados a través de un fideicomiso, y por tanto, transparentados como exige la Ley de Transparencia y Acceso a la Información del Estado de México, aunque hasta ahora no se ha hecho.

El presupuesto estatal prevé en su artículo 23 un monto de 222 millones al Fondo para la Atención de Desastres y Siniestros Ambientales o Antropogénicos, a fin de “atender a la población afectada y los daños causados a la infraestructura pública estatal, ocasionados por la ocurrencia de desastres naturales, así como para llevar a cabo acciones para prevenir y mitigar su impacto en las finanzas estatales”.

Sin embargo, las y los legisladores locales han admitido que no saben si se ha gastado, en qué se ha invertido; por lo cual han pedido conocer en qué se invirtió.

El auditor superior del estado de México, Fernando Baz Ferreira admitió que el fondo no se ha auditado en las revisiones de las cuentas públicas anuales porque no ha formado parte de la muestra que toman, pues el monto no es significativo, en relación con el presupuesto estatal del gobierno estatal.

Para los empresarios el monto del fondo es demasiado bajo; necesita fortalecerse significativamente para el 2018. La presidenta del Consejo de Cámaras y Asociaciones Empresariales del Estado de México (Concaem), Lourdes Medina Ortega, pidió al gobierno entregarlo a la iniciativa privada para garantizar una eficiente operación y  los recursos se dirijan a donde están las necesidades. “No es un tema de desconfianza, más bien es de coordinación”.

FONDO DESASTRES
easel.ly

DESVIRTÚAN OBJETIVO DEL FONDO

El fondo está regulado por el Código Administrativo del Estado de México en diferentes artículos, donde se señala que la prioridad debe ser la adquisición de equipo e invertir en acciones preventivas.

El artículo 6.20 precisa que el fondo se usará en apoyo de los habitantes del Estado, cuando los daños ocasionados por los fenómenos perturbadores superen la capacidad financiera y operativa de respuesta del Estado, de las dependencias y entidades de la administración pública estatal, así como para el financiamiento de acciones preventivas y de equipamiento.

El 6.21 indica que el objeto del fondo es ejecutar acciones y aplicar recursos para mitigar las consecuencias de una emergencia o de un desastre, provocados por un fenómeno perturbador, tanto a través de acciones preventivas como de auxilio. Los recursos podrán ser utilizados para la adquisición de instrumentos que permitan “la transferencia de riesgos y aseguramiento de la infraestructura pública, con las instituciones que ofrezcan las mejores condiciones”.

El artículo 6.22 prácticamente altera el objetivo principal del fondo cuando establece que se ejercerá “en primera instancia de manera eficaz, para la adquisición de equipo especializado y realización de acciones de prevención de desastres, así como su atención” y será administrado en dos partidas: una destinada a acciones preventivas y otra para atender emergencias.

El ex director y ex técnico en funciones de  Subdirector de Protección Civil en el Distrito Federal, coronel Gustavo González criticó la opacidad de ese fondo, la falta de revisión y consideró que la regulación en el Código Administrativo desvirtúa su objetivo principal, pues el dinero debe ser para atender emergencias, como su nombre lo dice, y no para comprar equipo, ni para otras acciones, pues cada año hay afectaciones por distintos fenómenos y población afectada que requiere ayuda de manera urgente.

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

LARGA VEDA ELECTORAL

Siguiente publicación

MUNICIPIOS INEFICIENTES Y ENDEUDADOS