0
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

A través de 28 auditorías practicadas a las diferentes dependencias de la Legislatura del Estado de México, en el año 2015 se detectaron deficiencias en el control interno de ese poder, entre ellas: observaciones por sobregiros o subejercicios presupuestales y el incumplimiento al Programa Anual de Obra.

También mostraron que recursos de los fondos revolventes fueron utilizados en importes y conceptos no autorizados, como: anticipos de sueldos y traspaso a otros fondos; hubo errores de registro presupuestal y contable; así como transferencias que no se agregaron a las pólizas del soporte documental completo.

En algunas unidades administrativas la plantilla de personal no estuvo actualizada; no se justificaron las causas del retraso en el incumplimiento de las metas en el formato de avances físicos; hubo unidades administrativas que pagaron por tiempo extraordinario más de lo que permite la normatividad y manuales de procedimientos de unidades administrativas desactualizados.

La Contraloría del Poder Legislativo del Estado de México realizó 28 auditorías, el año pasado, y de esas, 12 fueron administrativas, 12 financieras y cuatro de obra; de las cuales el 75 por ciento se aplicaron a las unidades administrativas de la Secretaría de Administración y Finanzas.

Según los reportes de la Contraloría del Poder Legislativo, 7 por ciento de las revisiones fueron al Órgano Superior de Fiscalización (OSFEM); otro 7 por ciento a la propia Contraloría; 7 por ciento más a Comunicación Social y 4 por ciento a la Secretaría de Asuntos Parlamentarios.

De manera general, algunas observaciones fueron: en algunas unidades no se cumplió con el perfil requerido para el puesto contratado y no se respetó el Programa Anual de Obra, pues la mayoría de Los trabajos no estuvieron contenidos en ese documento, ni se cumplió con su calendarización.

También detectaron registros contables y presupuestales en cuentas de diferente naturaleza; además, se identificó un vehículo siniestrado y se recuperó el pago del seguro, pero no se aclaró el destino de esos recursos; hubo bitácoras de registro de personal de limpieza sin el nombre y la firma de validación de la persona que realizó la supervisión.

Asimismo, se identificó que el registro de deudores diversos se hizo global, cuando debía ser de manera individual; huno diferencia en las cifras de bienes informáticos ingresados al almacén con las reportadas en los registros contables; además de que algunas unidades administrativas no cuentan con su programa anual de metas y plantilla de personal, aun cuando tienen su clave presupuestaria.

En varias unidades revisadas, no fue congruente el objetivo y las funciones del Manual de Organización, con las actividades desarrolladas; los listados y resguardos de mobiliario y equipo de algunas unidades administrativas no estaban actualizados.

Otras observaciones fueron: que el expediente único de obra no se integra en tiempo y por lo mismo no incluye toda la documentación requerida; no se han autorizado, ni publicado los manuales operativos de los diversos comités del Poder Legislativo.

Además, no todas las facturas se registraron al pasivo cuando se realizó un pago diferido; faltó copia de identificación de la persona que cobró algún cheque; hubo registros contables y presupuestales en cuentas de diferente naturaleza, entre otras irregularidades.

Entre las recomendaciones de la Contraloría destacan: apegarse al manual de procedimientos, una mejor planeación presupuestal, efectuar sus registros contables y de pasivos, hacer registros adecuados, fortalecer sus controles internos.

También: hacer contrataciones de acuerdo con los perfiles, aclarar las diferencias de registro entre los bienes que reporta el almacén de bienes informáticos y los de los registros contables, disminuir los pagos por tiempo extraordinario, entre otras.

 

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

8 LICITACIONES POR 23 MDP

Siguiente publicación

OPACIDAD EN PARTIDOS POLÍTICOS DEL EDOMEX*