3
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

FOTO: ESPECIAL

INFOGRAFÍA: IGNACIO HERNÁNDEZ

Uno de los principales obstáculos que ha enfrentado la primera Legislatura del Estado de México -dominada por la oposición- han sido las resistencias de quienes tienen miedo al cambio, a perder privilegios, y los que se niegan a admitir que viven nuevos tiempos.

Maurilio Hernández González, presidente de la Junta de Coordinación Política en la Legislatura mexiquense, aceptó que la cuarta transformación y los cambios que implica se han topado con dunas en el desierto y resistencias en los poderes Ejecutivo, Judicial, en los poderes fácticos y la misma Cámara de Diputados.

La principal prueba fue el Órgano Superior de Fiscalización (OSFEM), pues tardaron casi seis meses en la remoción del auditor superior, Fernando Baz, ya que esa institución era una muralla, donde no se movía nada si no lo determinaba el auditor y la tuvieron que “asaltar” desde lo alto.

Con el inicio del segundo año de la legislatura local y la apertura del primer periodo ordinario del segundo año, legisladores de otras bancadas, sobre todo PVEM, PRD y PT, reprocharon el rezago legislativo, que no se analicen sus propuestas y consideraron que no han hecho historia. Prácticamente minimizaron las cifras.

Por ello, el también coordinador de Morena en la Legislatura local envió un mensaje político, en lugar de informe para advertir que las resistencias han pesado y que en cada una de las proposiciones y planteamientos han encontrado reacciones.

“Hay resistencias al cambio, hay resistencias a perder privilegios, hay resistencias a tener que reconocer que estamos transitando hacia nuevos tiempos, y contra eso luchar implícitamente en cada una de nuestras expresiones, en cada una de nuestras proposiciones, en cada uno de nuestros planteamientos.

“¿O qué no sentimos que la reacción de inmediato ante cualquier posicionamiento o simplemente en el dialogo coloquial con nuestros pares?, con mayor razón con nuestra interlocución con los otros poderes y con mayor razón con quienes son representantes de poderes fácticos que se sienten afectados por las medidas que en ámbito y tarea habremos de seguir tomando e ir transitando hacia esta transformación”.

Incluso pidió no adoptar posiciones de autoflagelo, sino de autocrítica y consideró que es fácil lanzar gritos en el desierto, sin tener claridad en las dunas que deben atravesar.

Maurilio Hernández además fue crítico con las otras bancadas, pues dijo que algunos podrían no haber hecho lo necesario para lograr cambios y enfatizó que el número de dictámenes aprobados también es una respuesta a la capacidad, a la presencia y al trabajo.

Advirtió que no deben cargar responsabilidades a los demás; sino ser críticos del momento que les toca vivir, pero también reconocer la actividad legislativa, respetar los talentos y la productividad y enfrentar las resistencias con talento, al tiempo de aprender de la experiencia del primer año para corregir.

El líder de la bancada mayoritaria aceptó que la proporcionalidad pesa, pues no es lo mismo el trabajo de los 36 diputados de Morena, a quienes solo tiene dos. Llamó a asumir responsabilidades, a quitarse la “cachucha” de líderes políticos y pensar en los dos siguientes años como legisladores.

El balance, sentenció, es positivo, pero todavía hay mucho por hacer, aunque no habrá cambios de la noche a la mañana, pues la tarea es erradicar el viejo régimen.

RATIFICAN PRESIDENCIA DE LA JUCOPO

El coordinador de Morena, Maurilio Hernández González, fue ratificado como presidente de la Junta de Coordinación Política, para el segundo año de actividades de la Legislatura por el número de diputados que representa.

Previamente entregó el informe de actividades del primer año de trabajo, donde detalló las acciones que llevaron a cabo cada una de las áreas, de las cuales destacan las siguientes:

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

LEGISLATURA AVANZA, PERO HAY PENDIENTES

Siguiente publicación

LA CONFRONTACIÓN LEGISLATIVA