3
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

Morena lo hizo: tal como lo había anunciado logró que el auditor superior Fernando Baz renunciara.

El ahora ex titular del Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México (OSFEM), se va a pesar de que aún tenía aparentemente seguro su nombramiento hasta el año 2023.

Las presiones surtieron efecto, a pesar de que había quienes pronosticaban qué no pasaría nada.

Con su salida vienen retos e interrogantes, entre ellas si los diputados de Morena procederán contra él, si a pesar de su salida vendrá una revisión a su evolución patrimonial, a la presunta omisión en su labor de fiscalización, como lo han acusado, o si renunció justamente a cambio de que no le hagan nada.

Si había irregularidades es imperativo investigarlas.

También viene el reto de elegir a un nuevo auditor y la Ley de Fiscalización es clara: debe ser un especialista.

Morena y la llamada Cuarta Transformación tienen la oportunidad y a la vez la obligación de garantizar un buen proceso apegado a la Ley y de elegir un auditor imparcial, de demostrar que son distintos ¿Lo harán?

*****

Otra vez.  De nueva cuenta se posponen los trabajos de las comisiones para dictaminar la reforma al Código Civil mexiquense que estaban programados para este lunes.

La JUCOPO decidió esperar mejores condiciones porque el PRI insiste en poner un candado para dejar claro que las adopciones son exclusivas para las parejas heterosexuales, pero todo indica que esa propuesta es tema de otra iniciativa y por protocolo tendrían que presentarla al pleno y esperar trámite.

Aunque PRD, PT y Morena reúnen los votos que necesitan, tanto en comisiones como en el pleno, prefieren esperar porque no ven condiciones para sacar el tema sin imponer la mayoría.

Por ahora el dictamen es todavía de pronóstico reservado, pero si el miércoles no logran un acuerdo, el principal objetivo de este periodo ordinario de sesiones se habrá perdido.

Desde el inicio el PAN definió claramente su postura: aprobaría sólo si se cambia el concepto de matrimonio por otro término. El PRI sigue presionando con el tema de las adopciones sin comprometerse.

Quien ya necesita pronunciarse es el llamado partido de los jóvenes, el PVEM.  Lo mismo ocurre con los independientes y las dos diputadas del PES que se supone apoyarían a Morena, pero tienen una ideología distinta.

Y aunque nadie lo pensaría: el PT está dividido. Entre sus filas tienen a un legislador que hizo campaña con una visión aparentemente liberal, pero en realidad comulga más con el PRI y la idea de impedir las adopciones a parejas igualitarias.

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

GOBIERNO ABIERTO, NUEVA OPORTUNIDAD PARA GOBERNAR BIEN

Siguiente publicación

LOS PRIVILEGIOS DEL PODER JUDICIAL