3
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

FOTO: ESPECIAL

INFOGRAFÍAS: IGNACIO HERNÁNDEZ

Entre el 2018 y el 2019 el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, logró triplicar sus ingresos al pasar de 6.4 a poco más de 19.5 millones de pesos, producto de su salario, rendimientos financiero, la herencia que recibió y otras entradas.

En su manifestación de bienes por anualidad 2019 que la Secretaría de la Contraloría publicó en su sitio web, el ejecutivo detalla que de sueldo y prestaciones recibió un millón 612 mil 63 pesos, más 5 millones 252 mil 543 pesos de rendimientos financieros y 12 millones 683 mil 94 pesos por otros ingresos.

Se observa que su patrimonio sigue prácticamente igual, con cuatro departamentos, un terreno y una casa; sólo sumó una propiedad de 6 mil 500 metros cuadrados con un valor de 6.9 millones de pesos que heredó el año pasado.

No ha comprado más vehículos que la Toyota Highlander 2012 que adquirió meses antes de tomar el cargo de gobernador y sigue con el mismo menaje en sus propiedades, joyas, semovientes y obras de arte valuados en poco más de 5.4 millones de pesos.

Debido al monto de ingresos que registró, tuvo que pagar 588 mil pesos al SAT en su declaración anual.

LA EVOLUCIÓN PATRIMONIAL

Al igual que el Ejecutivo estatal, todos los integrantes del gabinete estatal transparentaron su declaración de bienes, intereses y fiscal, que han venido presentado desde que iniciaron el cargo y por actualización en 2017, 2018 y ahora 2019.

Pero no sólo ellos actualizaron su información, sino un total de 180 mil 710 servidores públicos que integraron el padrón de sujetos obligados del Poder Ejecutivo, organismos auxiliares, del Tribunal Estatal de Conciliación y Arbitraje, las juntas locales de Conciliación y Arbitraje, la Fiscalía General de Justicia estatal y los 125 ayuntamientos.

Sin embargo sólo se hace pública la información de los funcionarios de primer nivel, donde están 18 secretarios y secretarias que mantuvieron prácticamente en el mismo perfil del año pasado su fortuna personal.

Todos tuvieron ingresos por salarios ligeramente superiores a un millón y medio. En muy pocos casos reportaron ingresos por actividades empresariales o profesionales, como es el caso del secretario de Salud, la de Turismo, Educación o el de Desarrollo Económico, y en todos los casos esos montos decrecieron en comparación con 2018.

Aunque varios de ellos tienen un largo historial laboral, no todos tienen propiedades, el secretario de Desarrollo Económico no cuenta con inmuebles a su nombre, otros apenas con un terreno, y muchos de ellos fueron heredados, donados o adquiridos a crédito.

El gran lujo que la mayoría se da es tener varios autos, tienen predilección por las unidades Mercedes, pero también hay tres casos que no tienen vehículos a su nombre.

También les gustan las obras de arte, los relojes y los caballos.

Todos tienen al menos una cuenta bancaria o inversiones; varios han solicitado créditos y siguen pagando adeudos que tienen pendientes desde hace varios años.

Sólo Enrique Jacob acepta conflicto de intereses por dos inmobiliarias que tiene en Naucalpan y Gabriel O’shea en una clínica oftalmológica y un negocio en el sector hotelero y restaurantero, los cuales adquirió antes de entrar al servicio público.

Todos están al corriente con el Servicio de Administración Tributaria (SAT), pero sólo cuatro tuvieron saldo a pagar, incluyendo al gobernador y los secretarios de Salud, Educación y Desarrollo Económico. El resto logró saldo a favor que van de los 891 pesos hasta los 70 mil 669 pesos.

A continuación se puede observar el detalle general de los datos aportados en sus declaraciones:

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

NARRAR LA CIENCIA: SALUD MENTAL DE PERIODISTAS

Siguiente publicación

COMISIONES LEGISLATIVAS TRABAJAN EL DOBLE