2
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

FOTO E INFOGRAFÍA: IGNACIO HERNÁNDEZ

El compromiso con la transparencia en el Estado de México sigue con altibajos. A 17 años del nacimiento del Instituto de Transparencia todavía existen resistencias, desde el dar a conocer la información pública de oficio hasta responder las solicitudes que presenta la ciudadanía.

El primer parámetro que existe para medir el cumplimiento son las Verificaciones que hace anualmente el Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de México y Municipios (Infoem); otro es número  de solicitudes y requerimientos interpuestos, las acciones proactivas que emprende cada sujeto obligado e incluso las respuestas a cada una de las peticiones.

Aunque en las Verificaciones no se revisa por completo toda la información que cada ente debe tener visible, sino una batería de puntos que cambian cada año, reflejan el nivel en que se encuentra cada sujeto, donde durante el año 2020 un total de 81 instancias obtuvieron a calificación más alta, de 10 puntos, al cumplir con todo lo solicitado.

Esta cifra representa de entrada un incremento de prácticamente el doble en sólo un año, pero si se compara con lo que se obtuvo en 2017, es muy marcada la diferencia a la baja, aunque el obtener 10 puntos no es cosa del otro mundo, es simplemente cumplir puntualmente con la ley. Si ello no se logró en 2017 debió corregirse en el 2018, pero aún hay varias instancias públicas fuera del marco legal.

Entre los más cumplidos están: los tres poderes, instituciones educativas como la UAEMex; todos los órganos autónomos: IEEM, TEEM, TJA, Infoem, Codhem; 12 ayuntamientos y cuatro partidos políticos: PT, PRI, PVEM, MC, cuando debieran estar todos, por pequeños o grandes que sean, porque de los partidos – a través de sus representantes populares-, emanó la ley que ellos mismos incumplen.

Los 12 ayuntamientos que cumplieron con todos los rubros revisados fueron: Amanalco, Apaxco, El Oro, Huixquilucan, Ixtlahuaca, Otzolotepec, Tianguistenco Tlalnepantla, Tultepec, Villa del Carbón y Villa Victoria, aunque el Órgano Superior de Fiscalización (OSFEM), ubicó en 2019 a varias decenas de municipios que falseaban su información, por lo cual ya no será suficiente que cumplan, sino que sea verídico.

En la siguiente gráfica se puede observar cuál ha sido el crecimiento registrado cada año, a partir de 2017, en cuanto al número de sujetos obligados y la calificación obtenida en este lapso, donde algunos se sostienen como cumplidos, otros suben o bajan y otros tantos se han quedado estancados en el nivel de incumplimiento.

El rango de reprobación también bajó a prácticamente la mitad entre el 2017 y el 2020, donde 212 tuvieron calificaciones desde 1.1 hasta 5.9 a los 125 del 2020. Sin embargo, esta cifra muestra un retroceso con lo registrado en el 2019, con sólo ocho reprobados que creció más de 15 veces.

Entre los 125 reprobados están: la Universidad Tecnológica de Nezahualcóyotl, entre otras universidades estatales; los ayuntamientos de San Felipe del Progreso, Valle de Bravo, Lerma, Tejupilco, Chimalhuacán, Malinalco, San Mateo Atenco, Chalco, Tultitlán; así como la Secretaría de Salud, el Banco de Tejidos, el Instituto de Salud, el Partido Nueva Alianza, entre otros que se puede consultar en la siguiente liga:https://www.infoem.org.mx/es/contenido/transparencia#transVerificaciones

LOS MÁS OPACOS

En algunos casos apenas y lograron unos décimos de la calificación óptima, en otros de plano el resultado fue cero, porque no tienen, en muchos casos ni siquiera una página donde la gente pueda consultar el destino de los recursos públicos y el cumplimiento de sus obligaciones.

Ahí sin duda el partido Morena se lleva el premio como el más opaco, porque desde su nacimiento en la entidad sigue en ceros y pese a que lo han amonestado públicamente sigue igual, en el rubro de los más incumplidos. El año pasado sólo cuatro sujetos sacaron cero, pero en esta ocasión creció a 12 que a continuación se pueden ubicar:

TENDENCIA

El número de solicitudes de información ha registrado un incremento notable. En 2008 apenas y se habían presentado 5 mil 355 y el 2020 llegó a 52 mil 662, pero para una entidad del tamaño del Estado de México, con 333 sujetos obligados a informar, la cantidad de cuestionamientos es reducida, aunque se pudiera pensar que al tener información accesible que se puede consultar sin que haya una solicitud formal, la cantidad real de personas que hacen valer su derecho puede ser sensiblemente mayor.

Sin embargo los recursos también han crecido mucho, de 326 a 6 mil 230 entre el año 2008 y el 2020, lo cual refleja la negativa del sujeto obligado a contestar, pero también un mayor conocimiento del solicitante para exigir le proporcionen la información que debe ser pública.

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

SEGUNDO TIEMPO: ¡MEXIQUENSES A GANAR!

Siguiente publicación

¿POR QUÉ EXISTEN LOS LEGISLADORES PLURINOMINALES?