9
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

Actualmente, y sobre todo en el contexto de los procesos electorales se habla de democracia como el fin último que toda sociedad persigue para contar con representantes en los órganos de toma de decisiones, personas de todos los sectores que buscan acceder a esos organismos, a través del voto ciudadano.

Para el italiano Norberto Bobbio, la democracia es: un método o un conjunto de reglas de procedimiento para constitución del Gobierno y para la formación de las decisiones políticas (es decir; de las decisiones vinculatorias para toda la sociedad). (1)

En este orden de ideas, se hace necesaria una reflexión en cuanto a la participación de todos los integrantes de la sociedad, pero sobre todo de quienes se enmarcan en los llamados grupos minoritarios desde una perspectiva incluyente y de no discriminación, que fortalezcan los derechos humanos desde el ámbito electoral.

Para considerar que una democracia se está consolidando, se deben contar con señales claras que visualicen que esta circunstancia está ocurriendo, un ejemplo de esta evolución se da cuando se observa que existe la tolerancia y apertura suficientes por parte de todos los sectores sociales, para aceptar en un cargo de elección popular, a personas que forman parte de grupos minoritarios.

En el ámbito electoral, se debe procurar dar mayor participación política a determinados grupos como son la comunidad LGBTTTIQ, discapacitados, grupos indígenas, adultos mayores, entre otros, para tener la certeza de que todos los sectores de la sociedad se encuentran debidamente representados, y sus ideas o aportaciones son tomadas en cuenta.

Un tema de mucha actualidad es el referente a las personas que se reconocen con una preferencia sexual o género distinto, y que por derecho propio pueden auto determinarse como parte de la sociedad y particularmente como grupo vulnerable. En este sentido, la inclusión debe prevalecer para que, este sector tenga participación en pro de la aceptación y de su inclusión en la consolidación de los procesos democráticos, ya que históricamente no se veían representados y era notoria su discriminación.

Por lo que hace al sector de discapacitados, es importante tomar en cuenta sus opiniones en cuanto a la implementación de políticas públicas con una perspectiva integral que apoyen la instalación y/o adaptación de los espacios públicos, transporte, inmuebles, escuelas, etcétera, considerando las necesidades reales de las personas que día a día se enfrentan a estos obstáculos para contar con una mayor movilidad, ya que el término discapacidad no necesariamente es significado de una limitación física o mental.

En nuestro país, se reconocen más de cincuenta grupos étnicos dispersos en toda la república y de acuerdo a nuestra Carta Magna todos tienen los mismos derechos y obligaciones que el resto de los habitantes, en ese sentido se han hecho esfuerzos para que este grupo vulnerable tenga representación en los organismos públicos a través de su participación en los procesos comiciales, teniendo en cuenta que la nación mexicana se encuentra sustentada originalmente en sus pueblos y comunidades indígenas, por lo que, se hace necesaria su inclusión para conocer su cosmovisión e integrar parte de sus raíces y conocimientos en la implementación de políticas públicas.

Si bien, México se constituye como una república representativa, democrática, laica y federal, es imprescindible que todos los sectores que la conforman se vean representados en distintos espacios del orden público, con la finalidad de mejorar sus condiciones sociales, y con ello coadyuvar en la consolidación de una democracia mayormente incluyente y participativa. 

1.-Bobbio,N.Voz”Democracia”,Dizionario di política,Milan,TEA-UTET.1990.p.294

*Catedrático Universitario.  Especialista en Derecho Electoral y DDHH.

 

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

Prevén obligar al gobernador a rendir informe ante el pleno

Siguiente publicación

FUERO: AMBIGUO Y POCO FEDERALISTA