5
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

EN RIESGO EL PAGO DE AGUINALDO

La Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), aclaró que este año sólo recibió 379 millones de pesos de ampliación presupuestal del gobierno estatal y 80 millones de la federación, con los cuales totalizaron 5 mil 200 millones de pesos que resultaron insuficientes para cubrir las necesidades de esta casa de estudios.

El rector, Alfredo Barrera Baca, indicó que esto les impide cerrar el año con números negros y hacer frente a todos los compromisos de fin de año, como es el pago de aguinaldo, por lo cual espera una asignación especial de ambos niveles de gobierno para reunir los 302 millones que requiere y entregar esta prestación a los trabajadores.

Puntualizo que los 459 millones de pesos extras de este año distan mucho de los mil 163 millones adicionales que diputados del PT y Morena señalaron como recursos adicionales para este 2019, durante la primera reunión de la revisión del Informe de Resultados de la Cuenta Pública del 2018.

Esto y el manejo que se le ha dado, enfatizó, puede ser auditado en cualquier momento por el Órgano Superior de Fiscalización de la entidad (OSFEM), así como por la Auditoria Superior de la Federación (ASF), y por las instancias que juzguen convenientes para que las cifras queden claras y no dañar la imagen de la institución.

Sin embargo, reconoció que el dinero no pudo ser destinado a los rubros planteados por los diputados, porque resultó más urgente cubrir los incrementos salariales de este año, por lo cual el tema del ISSEMYM, a quien ya le deben 3 mil millones de pesos, se postergó en busca de un convenio a cinco años.

“Los diputados autorizaron esos 379 millones de pesos y dijeron: 43 millones para crédito académico con el propósito de subsidiar un poco el costo de las cuotas de inscripción y reinscripción, 100 millones para investigación y el resto, 236 millones, para seguridad social.

“Estamos muy agradecidos con ese apoyo y apreciamos la nobleza de ellos de que digan, destinan estos recursos a estos propósitos, pero había una necesidad mayor que era el incremento de los trabajadores”.

Las negociaciones con el Instituto de Seguridad están avanzando; sin embargo, su planteamiento, acorde con su ley interna es que el plazo máximo del convenio de pagos a meses sea de dos años, lo cual no es posible para la UAEM porque no tienen garantizada la liquidez financiera para los siguientes ejercicios fiscales, por lo cual pide un periodo más amplio.

Por el momento tienen el compromiso de la subsecretaría de Educación Superior de turnar mil 800 millones a las nueve universidades que tienen este déficit financiero para cubrir la nómina de fin de año, sólo falta que se formalice.

La condición fue que el gobierno estatal también les destine una cantidad igual y entre ambos asuman esta carencia de recursos, lo cual ya fue aceptado por la administración mexiquense.

Mientras no tengan el dinero, el pago de la prestación estará en riesgo porque no tienen solvencia, más que para pagar la primera y segunda quincena de diciembre.

Este tipo de problemas, acotó, se irá repitiendo año con año si no reciben lo suficiente de recursos ordinarios y los obligará   buscar partidas extraordinarias a través de gestiones o activismo político de las universidades que se van a paro. Se necesitan compromisos muy concretos de ambos gobiernos y de la propia universidad.

Alfredo Barrera acotó que para el 2020 requieren un aumento presupuestal de 15 por ciento, de entre 600 y 800 millones de pesos extras para alcanzar los 6 mil millones de pesos y cubrir sus necesidades operativas, sin crecer ni poder pensar en aumentar la matrícula y la oferta educativa.

Los sindicatos de la UAEM, acotó, apoyan la demanda de las demás universidades que están en paro, pero de manera distinta, con mantas y demandas, pero sin cancelar las actividades académicas.

Mientras tanto, siguen buscando recursos en todos los ámbitos y hablando con los partidos y fracciones parlamentarias para exponerles nuevamente el origen y la causa del déficit financiero, pero sobre todo lo que se pondría en riesgo para una institución del tamaño de la casa verde y oro.

FOTO: ML

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

COMPARECENCIAS:ENTRE CIFRAS ALEGRES Y RECLAMOS

Siguiente publicación

REANUDAN SESIONES DELIBERANTES