5
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

Sin afán de hacer trilogía alguna, resulta menester escribir por tercera ocasión consecutiva sobre el Parlamento del Estado de México que concluyó el pasado lunes 30 de agosto con una sesión plenaria en la que presidentes, vicepresidentes y secretarios de comisiones tomaron la tribuna del H. Congreso del Estado de México para dar a conocer el informe resumido de todo lo trabajado en cada una de las comisiones que conformaron el parlamento.

Hablar del Parlamento del Estado de México es sinónimo absoluto de progreso, sobre todo en una entidad donde la participación ciudadana ha sido realmente limitada desde siempre, al grado que no existe una ley que de participación ciudadana en el Estado, sin embargo, los especialistas del progreso aseveran que este puede ser productivo o improductivo según la naturaleza y efecto del mismo.

Por lo tanto, más allá del número de parlamentarias y parlamentarios que participaron en el proceso, o de las iniciativas que se presentaron, analizaron, discutieron y consensuaron durante los dos períodos de sesiones, es pertinente pero también necesario analizar en qué posición se encuentra el Estado de México al concluir el parlamento bajo la lógica de que este ejercicio democrático se realizó como un mecanismo no solo de participación ciudadana sino también de co creación entre la ciudadanía y las autoridades con la finalidad de dar pronta solución a la larga lista de problemáticas que aquejan a nuestro territorio.

En pocas palabras, el ejercicio de fiscalización que todas y todos los mexiquenses debemos hacer a estas alturas consiste en evaluar si las propuestas e ideas ciudadanas que se presentaron formaron parte de una mera simulación o realmente tendrán la relevancia que merecen y que la entidad requiere, porque si algo ha sido claro a todas luces es que la respuesta de las autoridades mexiquenses ante las exigencias de su gente  ha quedado muy por debajo de lo necesario, sobre todo ahora que un gran número de variables exógenas golpean directamente al bienestar de todos.

El Estado de México necesita progreso productivo, que en verdad represente avance cualitativo, significativo y sobre todo que impacte positivamente en la vida de millones de mexiquenses por lo que es importante hacernos una interrogante más no de menor importancia: ¿el Parlamento y los próximos Parlamentos Regionales del Estado de México son suficientes o la entidad y su gente requerimos medidas más drásticas como una asamblea constituyente.

*Economista y secretario de la Fundación Plan México.

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

PAC, PLURINOMINALES Y NUEVA CONSTITUCIÓN

Siguiente publicación

TIRAN MAYORÍA FEMENINA EN LA 61 LEGISLATURA