3
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

NO SE HABRÍAN HECHO TODOS LOS POZOS Y ENCUENTRAN PAGOS EN EXCESO

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) observó un probable daño al erario por 11 millones 489 mil pesos en la construcción de los Colectores Marginales de los Ríos de Oriente, Primera Etapa, en el Estado de México que forman parte de la infraestructura hidráulica en la zona del ex lago de Texcoco.

Los montos por aclarar –que son responsabilidades de la Conagua-, derivan de dos pliegos de responsabilidades: uno por 9 millones 424 mil pesos porque en los recorridos de verificación física, en marzo del 2019, constató que de 545 pozos de visita y de caída pagados en 2018 únicamente sólo se construyeron 171 pozos.

Por ello, en las observaciones de la auditoría 232 se precisa que hay 374 pozos pagados en exceso en el ejercicio de la revisión, más el ajuste de costos y los intereses correspondientes, en incumplimiento de la Ley de Obras Públicas.

El otro pliego de responsabilidades es por un probable daño o perjuicio, por un monto de 2 millones 65 mil pesos por concepto de penas convencionales no aplicadas por el atraso en la ejecución de los trabajos. La causa raíz, de acuerdo con la ASF, es que no se ejecutó la obra conforme al programa autorizado.

NO SE EVITÓ LA CONTAMINACIÓN DE AGUAS

De acuerdo con la primera entrega del informe de la Cuenta Pública 2018 la Comisión Nacional del Agua debe aclarar los más de 11 millones de pesos, pues las auditorías arrojaron que no se cumplió el objetivo del proyecto de encauzar el agua y facilitar su mantenimiento, ni de canalizar el drenaje sanitario de los asentamientos humanos a las plantas de tratamiento de aguas residuales para evitar descargas que contaminen los cuerpos de agua.

Tampoco el tratamiento del agua residual captada en los colectores marginales para su posterior reúso agrícola y se pagaron precios unitarios por separado para el suministro y la instalación de tubería corrugada de polietileno de alta densidad para alcantarillado sanitario de diferentes diámetros y no por unidad de obra terminada, por lo cual, según la revisión, se cubrió el suministro de tubería que no se instaló.

Otras observaciones fueron que no se tramitaron los permisos necesarios de diferentes dependencias y entidades, no se aplicaron penas convencionales a la contratista por el incumplimiento del programa de ejecución de la obra; la ASF detectó obra pagada no ejecutada y deficiencias en la autorización de precios fuera de catálogo.

LOS COLECTORES

Según el Plan Maestro de Drenaje de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México del periodo 1994-2010, el lago de Texcoco es una región ocupada parcialmente por aguas negras bombeadas del río Churubusco y escurrimientos provenientes de los ríos de Oriente que drenan la parte oriente del Valle de México.

De acuerdo con un estudio de costo-beneficio elaborado en diciembre de 2014, la mezcla de aguas pluviales y residuales en la zona incrementan el volumen de agua en los cuerpos de los ríos y representan riesgos sanitarios y de inundaciones para la población asentada al oriente de la Zona Metropolitana del Valle de México, por lo cual la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) ha realizado estudios y proyectos para la zona.

Entre ellos, la construcción de 150 kilómetros de colectores marginales para conducir las aguas residuales que llegan a los nueve ríos del Oriente (Teotihuacán, Papalotla, Xalapango, Coxcacoaco, Texcoco, Chapingo, San Bernardino, Santa Mónica y Coatepec), los cuales buscan impedir que las aguas residuales contaminen e incrementen el caudal que conducen, haciendo que sean cauces de agua pluvial exclusivamente.

También ha considerado la construcción de plantas de tratamiento (PTAR) para reúso de aguas residuales en las cuencas de esos nueve ríos del oriente mediante la construcción de tres plantas regionales para una capacidad estimada de mil 365 litros por segundo y varias locales para una capacidad estimada de 545 litros por segundo, a fin de tratar el agua residual que se captará en los colectores marginales para su posterior reúso agrícola.

La infraestructura hidráulica que desarrolló la CONAGUA fuera del polígono para el nuevo aeropuerto, que comprende la regulación hidráulica de la zona Oriente se pagó con recursos del proyecto de inversión con clave 1409JZL0005 “Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México” y se ejerció mediante el programa presupuestario K129, “Infraestructura para la Protección de Centros de Población y Áreas Productivas”, con las autorizaciones OM/500/491 y OM/500/211 de fechas 7 de noviembre de 2016 y 16 de marzo de 2018.

El proyecto “Construcción de los Colectores Marginales de los Ríos de Oriente, Primera Etapa, en el Estado de México” contó con suficiencia presupuestal por el monto fiscalizado de 57.741 millones y de los 432 conceptos que comprendieron la ejecución y supervisión de los trabajos, la ASF seleccionó para revisión una muestra de 69 conceptos por un importe de 19.4 millones, es decir, el 33.6 por ciento del total.

FOTO: ESPECIAL

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

24 MUNICIPIOS SIGUEN SIN SISTEMA MUNICIPAL ANTICORRUPCIÓN

Siguiente publicación

HASTA 20 AÑOS DE CÁRCEL POR TALA ILEGAL