0
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

Para su sostenimiento ordinario, actividades específicas y la obtención del voto, los partidos políticos han recibido de 2010 a la fecha 4 mil 320 millones 980 mil 405 pesos, con los cuales se han podido sufragar la existencia de 10 partidos y cuatro procesos electorales, contando el que está en marcha para renovar la gubernatura.

En este plazo se cuentan dos elecciones estatales, en 2011 y 2017. Además las  de 2012 y 2015 de diputados locales y ayuntamientos, años en los cuales se incrementó el gasto destinado a los partidos que registraron candidatos, como se observa en la siguiente gráfica.

Los partidos representan una parte importante del presupuesto ejercido por el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM). En lo que va de esta década se han destinado en teoría 11 mil 118 millones 47 mil 999 pesos al órgano electoral estatal, de los cuales 38.86 por ciento han sido para los partidos, aunque hubo años como el 2010 donde el porcentaje fue de hasta 54.31 por ciento.

A parte de este gasto está lo destinado al Tribunal Estatal Electoral y en su momento a la Fiscalía Electoral que existió en algunos procesos, lo cual eleva el costo de la renovación de la Legislatura, los 125 ayuntamientos y la gubernatura estatal.

FINANCIAMIENTOPBLICO4
easel.ly

2.2 MDP DIARIOS PARA ESTE 2017

Tan sólo para este año los partidos recibirán 826.3 millones de pesos.  Para su sostenimiento ordinario tienen derecho a recibir, en 12 ministraciones mensuales, 542.4 millones de pesos con los cuales pueden pagar los salarios de los comités estatales y municipales, rentas, publicidad, entre otros rubros.

Además de 16.2 millones para actividades específicas, es decir acciones editoriales, educación, capacitación política, investigación socioeconómica y política con el fin de darles elementos para mejorar y formar nuevos cuadros. Estos recursos no pueden destinarse a nomina u otros rubros.

Para la obtención del voto tienen 267.6 millones de pesos. A esta cantidad – y a la ordinaria- le pueden sumar recursos privados o de sus comités nacionales sin rebasar el tope de gastos de campaña que en breve fijará el órgano electoral.

Esta última cifra representa una inversión directa de 49 pesos en cada ciudadano, pero en términos reales se traduce en más de 98 pesos porque en promedio sólo vota la mitad de los inscritos en la lista nominal. Habrá que esperar a conocer la asistencia a las urnas este 4 de junio, con un escenario distinto, donde se perfilan más de tres candidatos, un partido nuevo de izquierda y la posible participación de candidatos “independientes”.

FINANCIAMIENTOPUBLICO1
easel.ly

LOS PARTIDOS SE PROTEGEN

Para lograr estas cantidades los partidos se protegen a través de fórmulas inalterables que los blindan de cualquier crisis financiera y les aseguran recursos crecientes cada año, sin importar su eficiencia, es decir cuanta gente logran atraer a las urnas.

A través de sus diputados locales y federales los partidos acordaron fórmulas para calcular el financiamiento de los institutos políticos para no estar sujetos a vaivenes políticos o la buena voluntad del gobernador o fracción legislativa mayoritaria en turno. Sin embargo, en este intento por salvaguardar la democracia y tener reglas claras son los únicos privilegiados, donde su dinero está  garantizado y no conoce de recortes o reducciones.

Como a continuación se ilustra, el financiamiento ordinario se obtiene multiplicando el 65% de la Unidad de Medida y Actualización (UMA), por el número de ciudadanos inscritos en el padrón electoral de la entidad con corte a julio del año anterior, lo cual genera un monto de 542 millones 474 mil 839 pesos.

A este monto se le resta el 2 por ciento para los partidos de nueva creación, en este caso para Virtud Ciudadana, a quien le tocan 10 millones 849 mil 496 pesos para su sostenimiento anual y a los demás partidos les quedan 531 millones 625 mil 342 pesos.

Para distribuir los recursos dividen estos recursos en dos bolsas: una equivalente al 30 por ciento que se reparte de manera igualitaria entre todos los partidos  y otra con el 70 por ciento que se distribuye en proporción al porcentaje de votos obtenidos en la elección pasada.

Como financiamiento para la obtención del voto a cada partido se le entrega el 50 por ciento extra del monto ordinario. Su uso está etiquetado para las campañas electorales donde los candidatos independientes a gobernador les toca repartirse en partes iguales el 33.33 por ciento de lo que corresponde a un partido nuevo como Virtud Ciudadana, es decir un millón 806 mil 441 pesos.

A diferencias de hace unos años, los partidos ya no reciben recursos para sufragar sus precampañas pero tienen derecho cada año a un 3 por ciento extra para actividades específicas, es decir para prepararse y mejorar como opción política.

La fórmula ha tenido variaciones. La más benéfica para el erario es la relacionada con la obtención del voto que hace años era del doble del monto de financiamiento ordinario, luego fue de 180 por ciento y actualmente es de 50 por ciento.

No obstante, el monto habitual aumentó al homologarlo con la formula nacional. Hace años se tomaba como base para el cálculo el 40 por ciento del salario mínimo, luego de elevó a 65 por ciento y este año fue sustituido por la UMA, lo cual representó un ahorro de 3 pesos en la base del calculo que podrían ser irrelevantes, pero al multiplicarlos por los 11 millones de electores la cifra se eleva 33 millones de pesos menos para gastos ordinarios y 16 millones a la baja en la obtención del voto; es decir un ahorro total ligeramente superior a los 50 millones de pesos.

 

FINANCIAMIENTOPBLICO3
easel.ly INFOGRAFÍAS: IGNACIO HERNÁNDEZ

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

EN EDOMEX: QUIEN CONTAMINA NO PAGA Y NO PASA NADA

Siguiente publicación

MUCHOS PARTIDOS, POCOS PROCESOS