3
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

La palabra jurisprudencia proviene del latín, JUS que significa derecho y PRUDENTIA que quiere decir previsión o conocimiento, así mismo se puede referir a PRUDENS que significa sabio o conocedor, traduciéndose literalmente en la prudencia de lo justo.

En el Diccionario Jurídico Mexicano el jurista Ezequiel Guerrero Lara sostiene que la jurisprudencia es “la interpretación que hacen los tribunales competentes al aplicar la ley a los supuestos de conflicto que se someten a su conocimiento”.

La jurisprudencia se refiere al estudio obligatorio por parte de los impartidores de justicia para la resolución de los sumarios que conocen y consideran un referente para abundar en el conocimiento del asunto a resolver, independientemente de que existan las penalidades tipo, en la normatividad correspondiente.

La Suprema Corte de Justicia de las Nación menciona que sus resoluciones constituyen jurisprudencia, siempre y cuando lo resuelto en ellas se sustente de manera reiterada o seriada en cinco sentencias ejecutorias, no interrumpidas por una que sostenga un criterio distinto. Además de esta condición, es necesario que la jurisprudencia sea aprobada, por lo menos, por ocho Ministros, si se tratara de jurisprudencia del Pleno, o por cuatro Ministros, en los casos de jurisprudencia de las Salas.

Existe una gran tradición en los sistemas jurídicos, en la que tienen principalmente a la ley como la única fuente del derecho, menospreciando en cierta medida la importancia de la doctrina contenida en las resoluciones obligatorias para futuros casos.

Es importante hacer notar que el estudio de la jurisprudencia es una herramienta para la aplicación del derecho, que debe fortalecerse en los planes y programas académicos de las instituciones educativas de nivel superior, con la finalidad de que los futuros abogados vean que esta materia es una fuente obligada de consulta.

Por lo anterior, los profesionales de esta ciencia, deben considerar permanentemente a la jurisprudencia como un instrumento básico para la interpretación y argumentación jurídica, que fortalecerá su desarrollo laboral, y en consecuencia aumentará su prestigio y su potencial intelectual.

Podríamos concluir, que la norma jurisprudencial se hace obligatoria, y que su estudio y correcta aplicación a casos concretos por parte de los abogados postulantes en plena concordancia con las instancias impartidoras de justicia, traerá beneficios para los justiciables.

*Catedrático Universitario

Especialista en Derecho Electoral y DDHH.

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

Gastaron partidos casi 572 mdp en campañas locales del Edomex

Siguiente publicación

UAEM recibirá información del nanosatélite D2/AtlaCom-1, puesto en órbita por SpaceX