3
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

Fotos: SCT y Luis Gilberto Limón

A casi siete años de que iniciaron las obras del Tren Interurbano México- Toluca, siguen los problemas por falta de planeación, pues la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT) no ha obtenido los derechos de todos los predios que se requieren y varios no han sido liberados en la Ciudad de México.

Además, existen interferencias con las obras de la Línea 12 del Metro y en el acueducto histórico no se han obtenido las liberaciones por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX)

En la tercera entrega del Informe de Resultados de la Fiscalización de la Cuenta Pública 2019, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) revisó el tramo tres del tren en la Ciudad de México y determinó un posible daño a la hacienda pública federal por 51.4 millones de pesos.

Esos recursos se suman a los 269.9 millones observados en la segunda entrega de la revisión de la Cuenta de ese año. La obra se ha retrasado y encarecido.

El principal señalamiento es que ha habido pagos improcedentes.

Desde el inicio la ASF advirtió falta de planeación y de acciones  del anterior Gobierno federal para  contar con los terrenos necesarios y evitar conflictos sociales. 

Pagos improcedentes

Además, encontró que los trabajos de construcción del frente denominado “Viaducto 0” no se hicieron por licitación pública, hubo pagos improcedentes por 15.7 millones de pesos por la incorrecta integración de precios unitarios, en la construcción de pilas de cimentación, la renta y montaje de pasarela peatonal provisional, la fabricación en taller, transporte y al montaje de dovelas y de 237 mil pesos por el pago de filmaciones a la supervisión externa, sin tomar en cuenta que no cumplen con los tiempos mínimos requeridos.

La ASF concluyó que el Gobierno de la Ciudad de México no proporcionó soporte documental de 730 precios unitarios correspondientes a la cimentación profunda, prefabricados, montajes y a trabajos diversos realizados por un perito externo.

También encontró pagos improcedentes por 693 mil pesos porque no se descontó el volumen que ocupa el acero de refuerzo en el volumen de concreto, cuando el pago por cada uno de esos materiales es por separado.

Otros pagos que de acuerdo con la ASF no eran procedentes fueron por 13.9 millones por la duplicidad de los domingos y días festivos, además de 6.6 millones de pesos por el ajuste de costos de los días domingos y festivos.

Además, 14.2 millones de pesos fueron observados porque fueron destinados a pagar horarios nocturnos a la supervisión externa, pero no presentaron documentos para acreditar que hubieran laborado en esos lapsos.

POSIBLES RESPONSABILIDADES 

En total generaron cuatro promociones de responsabilidad administrativa sancionatoria y once pliegos de observaciones.

Las promociones fueron para investigar posibles responsabilidades de servidores públicos que no garantizaron la liberación de predios y por no licitar el “Viaducto 0”.

También a servidores públicos que, en su gestión, no contaron con el proyecto ejecutivo ferroviario completo, pues al 31 de diciembre de 2019, se tenían indefiniciones referentes al “Viaducto Manantial CONAGUA”, “Industria Militar”, “Presa Tacubaya” y “Estación Observatorio”.

En el primero la ASF alertó que faltan estudios previos para no afectar el manantial, en el segundo se requiere solucionar la interferencia con la línea de media tensión para el montaje de las dovelas, en el tercero falta definir el proyecto para el entubamiento del río y en el último falta el proyecto para determinar la ubicación de la línea de agua potable de 4″.

También se encuentra en espera el trazo, profundidad y niveles topográficos de la construcción de las líneas 1 y 12 del  metro.

EXPECTATIVAS INCUMPLIDAS  

El proyecto del Tren Interurbano México-Toluca empezó a edificarse en 2014 y la anterior administración federal encabezada por Enrique Peña Nieto planeaba concluirlo en 2018; sin embargo las obras se atrasaron y encarecieron, y ahora prevé terminarse en 2023.

Su objetivo es atender la problemática del transporte de la Zona Metropolitana del Valle de Toluca.

El proyecto atravesará los municipios mexiquenses de Zinacantepec, Toluca, Metepec, San Mateo Atenco, Lerma y Ocoyoacac en la entidad; y en el tramo de la Ciudad de México Cuajimalpa de Morelos y Álvaro Obregón.

Incluye la construcción de dos estaciones terminales, cuatro intermedias, un taller de mantenimiento y una área para cocheras.

 

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

Edomex, municipios y UAEMex deben aclarar 257.5 mdp

Siguiente publicación

LOS ÚLTIMOS RECTORES DE LA UAEMEX