2
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

El modelo de comparecencias de los secretarios del gabinete estatal -donde los funcionarios hacen una exposición, reciben dos rondas de preguntas de cada grupo parlamentario, con la posibilidad de responder a cada una- podría ser modificado.

Ese formato ha sido utilizado durante varias Legislaturas para desahogar la glosa del informe de labores del gobernador en turno, aunque este año la diferencia fue que citaron a todos los integrantes del gabinete estatal, pero para algunos legisladores esto finalmente beneficia a los secretarios, pues permite su lucimiento y evasivas en las respuestas.

Para la mayoría de los diputados locales el esquema ya está desgastado y no permite obtener información puntual del quehacer gubernamental; por lo cual revisarán si habrá ajustes para garantizar una verdadera rendición de cuentas.

Por ahora, la única manera de contrarrestar los dichos de los funcionarios, que siempre ofrecen cifras y una realidad muchas veces lejana a la percepción ciudadana, son las auditorías financieras y de desempeño que se presentan en el informe de la Cuenta Pública de cada año.

FORMATO REBASADO

En entrevistas, la mayoría de coordinadores parlamentarios coincidieron que el formato es muy acartonado, limitado y permite a los secretarios dejar en el aire cuestionamientos de las fracciones parlamentarias con respuestas generales, sin oportunidad de interpelar, ni de detener el mismo discurso una y otra vez.

Algunas de las fallas admitidas por los diputados en la glosa es que los plazos no fueron suficientes, pues recibieron el informe del gobernador, integrado por 782 páginas, el 24 de septiembre y debieron arrancar las comparecencias el primero de octubre, hasta con tres encuentros diarios que los obligó a permanecer en sesión durante siete horas continúas.

El acuerdo usado contempló un tiempo de hasta 40 minutos para el discurso y respuestas del funcionario y ocho minutos para que cada bancada parlamentaria fijara su postura y cuestionara al compareciente.

De entrada, los funcionarios tuvieron 10 minutos para rendir un mensaje que fue aprovechado para destacar los logros de cada área; posteriormente, cada grupo parlamentario y los legisladores sin partido tuvieron cinco minutos para sus intervenciones, donde formularon un promedio de tres a cinco preguntas por participante.

El tiempo para que el compareciente diera respuesta a aproximadamente 40 preguntas fue de 15 minutos. Prosiguió una segunda ronda, de cuestionamientos, pero ahora cada diputado tuvo sólo tres minutos para intervenir, con la posibilidad de recordar al funcionario las preguntas que no contestó en la primera ronda, pero como en algunos casos se trató de diferentes oradores, prácticamente ninguno recriminó la falta de respuestas.

Dieron a cada secretario hasta 10 minutos para contestar la segunda ronda y cinco más para dar un mensaje de despedida, donde volvieron a destacar avances pese a la falta de recursos, a argumentar que son problemas añejos no exclusivos del territorio mexiquense.

En promedio, a cada secretario le hicieron más de 40 preguntas, pero muchas de ellas quedaron en el aire y no dejaron satisfechos a los legisladores, quienes ya tienen definido el primer cambio para el siguiente informe: la reforma del artículo 77 de la Constitución local para obligar al Ejecutivo a rendir de manera presencial su informe ante la Legislatura y a escuchar sus posicionamientos.

Al igual que el año pasado, el gobernador Alfredo del Mazo Maza envió el documento por escrito a través del Secretario General de Gobierno, dado que la ley se lo permite, siempre y cuando lo haga en el mes de septiembre de cada año, previo aviso a la Legislatura, con una anticipación de al menos ocho días naturales.

El segundo cambio busca impactar el artículo 139, del Reglamento del Poder Legislativo, donde se norman las comparecencias, se impide establecer dialogo personal entre el compareciente y los diputados, y sólo se contemplan dos rondas de preguntas de hasta 15 minutos que en esta ocasión se acordó cerrar en ocho minutos por el número de participantes.

A pesar del poco tiempo que tuvieron los diputados, no faltaron las pancartas y mantas exhibiendo fallas, pidiendo la renuncia de algunos funcionarios, tampoco se olvidó el ambiente festivo que asumieron algunos secretarios al salir del salón de sesiones o comisiones, asumiéndose como los triunfadores de la glosa del segundo informe de labores.

 

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

EN 2024 EL GEM DESTINARÁ 15.5 MDP POR HORA PARA NÓMINA

Siguiente publicación

RUMBO AL PRIMER PLAN DE GOBIERNO ABIERTO EN EDOMEX