Las minorías ganan cuando los grupos mayoritarios se enfrentan

 Las minorías ganan cuando los grupos mayoritarios se enfrentan

 

Ricardo Moreno

Para muchos resulta escandaloso y fuera de razón que el presupuesto del Gobierno del Estado de México no se haya aprobado en el mes de diciembre pasado y que a la fecha se mantenga en discusión en la Cámara de Diputados.

El Paquete Fiscal enviado por el Ejecutivo, no solamente contiene el
Presupuesto del gasto público, sino además diversas disposiciones que garantizan el ingreso a través de modificaciones de impuestos, derechos y otros.

Asimismo, el paquete contiene las autorizaciones de endeudamiento para que el Ejecutivo contrate créditos para financiar el gasto público.

No es la primera, ni será la última vez que la Cámara local no aprueba en el mes de diciembre estas disposiciones fiscales.

A mediados de la década de los 90s del siglo pasado, cuando por primera vez se dio el fenómeno que el partido del gobernador perdió la mayoría del Poder Legislativo, en el capítulo que la historia política reciente bautizó como “gobiernos divididos” y que por cierto su primera expresión se dio en el Estado de México en 1996, se empezó a modificar el régimen jurídico para garantizar que legalmente se ejecutara el gasto público, sin sobre saltos y se permitiera garantizar el pago de sueldos y salarios, así como otros que son imprescindibles para el funcionamiento del gobierno y del resto de poderes y órganos autónomos.

A esta figura se le denominó reconducción presupuestal y permite que el Ejecutivo ejecute el gasto exactamente igual que el año inmediato anterior, entre tanto la Legislatura autoriza uno nuevo.

Lo que ahora sucede no debiera sorprender a nadie, por el contrario, es parte de la normalidad democrática y que seguramente seguirá sucediendo. La época en el que el Ejecutivo imponía su voluntad y tomaba a la Cámara de Diputados como una oficialía de partes para sólo cumplir un requisito legal, ha quedado atrás.

Lo que hoy se discute en la Legislatura no es cosa menor. Se trata del control al excesivo sobre endeudamiento que tiene la entidad y el cual compromete su futuro. El alto déficit con el que se ha manejado la administración pública estatal desde hace décadas hace poco viable su funcionamiento en el corto plazo.

Pero además de ello, no se puede mentir a los ciudadanos y a los legisladores diciendo que la enorme deuda que se solicita sea autorizada será utilizada para fortalecer el proyecto de conectividad del nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, sin ni siquiera presentar los proyectos o carpetas ejecutivas de esas supuestas obras.

La facultad de control presupuestal que tiene el Congreso del estado se está ejecutando y eso no tiene que sorprendernos ni asustar a nadie. El modelo de división de poderes está en pleno funcionamiento y es resultado de lo que los mexiquenses decidieron en las urnas.

El desenlace de este capítulo lo puedo advertir y lo señalaba Henry Kissinger con diáfana precisión: “en política suele suceder que las minorías son quienes ganan cuando los grupos mayoritarios se enfrentan”.

Ricardo Moreno Bastida

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related post

error: Marcaje Legislativo - Derechos Reservados 2019