6
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

FOTOS  E INFOGRAFÍA: IGNACIO HERNÁNDEZ

PRIMERA DE DOS PARTES

Cada año que pasa resulta más complicada la sobrevivencia del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM), que desde el 2016 está en números rojos por el crecimiento de jubilaciones y derechohabientes; mientras, el número de cotizantes e ingresos sigue a la baja.

De acuerdo al área de Transparencia del Instituto, actualmente tienen una base de 375 mil 12 servidores públicos que cotizan para atender a 877 mil 233 derechohabientes; además tienen vigentes poco más de 69 mil jubilaciones y 5 mil 258 solicitudes de jubilación pendientes de resolver.

A un año nueves meses de que se abrogó la última Ley del ISSEMyM, por el incremento de cuotas y cambio de régimen que manejaba, las partes no han logrado ponerse de acuerdo porque el Instituto sigue insistiendo en elevar las cuotas que pagan los trabajadores y los patrones, por lo cual no hay fecha para tener un nuevo documento.

El presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), Maurilio Hernández González, dijo que ya logró acordarse no modificar el sistema de ahorro, pero no hay acuerdo en torno a las cuotas que se deben pagar para mantener sano al Instituto sin agotar la reserva financiera.

Para cubrir las necesidades, apuntó, cada año han tomado dinero del Fondo de Pensiones, al cual le quedan poco más de 6 mil millones de pesos.

Este año deberán tomar de éste al menos 4 mil millones y dejarán al fondo con sólo 2 mil millones que serán insuficientes para cubrir los compromisos del 2021 y años subsecuentes.

El argumento actuarial es que al aumentar la esperanza de vida de la población se cubren más años de lo que se estimó en su ahorro personal y eso ha ido mermando la capacidad financiera del Instituto, por lo cual necesitan aportaciones más voluminosas, que permitan cubrir toda la vejez de los jubilados.

EL FONDO SOLIDARIO SE ACABA

El monto del Fondo Solidario para hacer frente a los pagos de jubilaciones y pensiones que el área de Administración y Finanzas tiene registrado es de 6 mil 669 millones 221 mil 263 pesos al 31 de agosto, de acuerdo a los registros del Departamento de Estudios Actuariales, adscrito a la unidad de Información, Planeación, Programación y Evaluación.

Desde el 2016 los ingresos del Sistema Solidario de pensiones ya no son suficientes para cubrir los gastos que tienen de pensiones, seguro por fallecimiento, reintegración por separación y seguridad social.

En ese año los ingresos fueron de 8 mil 624 millones de pesos, pero los gastos llegaron a 8 mil 821 millones, es decir que les faltaron 200 millones de pesos para terminar el números negros; para el 2017 aumentaron las entradas y también los gastos por lo cual el faltante subió a 802 millones.

En 2018 llegaron a 10 mil 28 millones de pesos de ingresos; mientras, el monto de egresos ascendió  a 11 mil 846 millones, lo cual evidenció un déficit mayor; para el siguiente año el primer rubro apenas logró llegar a 10 mil 334 millones y los gastos subieron a 13 mil 415 millones, lo que representó un faltante de 3 mil 100 millones.

Para este 2020 se espera cerrar el año con un ingreso de 10 mil 814 millones de pesos de cuotas y aportaciones del sistema solidario, cuotas y aportaciones de riesgos de trabajo, intereses de inversiones, moratorios y seguridad social. Sin embargo, las erogaciones serán de 16 mil 651 millones, lo cual representa un déficit cercano a los 6 millones de pesos.

La tendencia de gastos crece a un ritmo más acelerado, mientras los ingresos prácticamente se han estancado al registrar movimientos de 3 a 6 por ciento, pues los gastos subieron 15 por ciento en 2018, 13.24 por ciento en 2019 y 24.12 por ciento este 2020.

La diferencia estriba en que cada vez cotizan menos al seguro y aumenta el número de personas que cobra una jubilación o pensión.

PENDIENTES 5 MIL 258 JUBILACIONES

La Coordinación de Prestaciones y Seguridad Social informó, a través de una solicitud de transparencia, que cada solicitud de pensión debe ser atendida de acuerdo a las circunstancias particulares de cada expediente, de conformidad con los supuestos y requisitos establecidos por la Ley de Seguridad Social para los Servidores Públicos de la entidad y derivado de la participación conjunta de las distintas Unidades Administrativas del Instituto.

Actualmente las áreas implicadas en los procesos para la construcción de periodos cotizados para la determinación del cálculo del monto diarios de pensión se encuentran humana y materialmente imposibilitados para responder todas las peticiones, debido al gran número de asuntos que han sido ingresados, donde deben respetar la cronología de atención a cada solicitud de pensión.

El atraso en la atención a 5 mil 258 peticiones de jubilación, señalan, es multifactorial. Al otorgar un dictamen se invierte tiempo en la revisión y análisis de acervo documental que se tiene en el Instituto para dar certeza de los periodos cotizados, a fin de garantizar el debido mono diario de pensión.

A partir del 2014, agrega, se incrementó el número de solicitudes por la reforma educativa, el tema generacional de los servidores públicos que están en condiciones de acceder a una pensión, ente otros factores.

No obstante, aseguran, se han implementado acciones para atender con prontitud los trámites de pensión, tales como el fortalecimiento del personal, automatización de la información relacionada con los periodos cotizados y el incremento en los recursos financieros, aunque el plazo promedio para avalar y poder empezar a cobrar una pensión es de aproximadamente 24 meses.

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

NARRAR LA CIENCIA: SOBRE LA MUERTE Y OTRO TIPO DE PÉRDIDAS

Siguiente publicación

DEL MAZO QUEDA A DEBER EN SEGURIDAD