INESLE: el elefante blanco de la Legislatura mexiquense

 INESLE: el elefante blanco de la Legislatura mexiquense

En los últimos 12 años, el Instituto de Estudios Legislativos (INESLE), del Congreso del Estado de México, recibió más de 78.3 millones de pesos de presupuesto sin generar beneficios directos para la Legislatura o el público en general.

Los estudios llevados a cabo en el INESLE parecen correr de manera paralela con la actividad legislativa, sin cruzarse con las iniciativas de ley o puntos de acuerdo que tiene el Congreso; tampoco han generado actividad o programas de profesionalización.

Los resultados de los trabajos en estos momentos se generan de manera tardía y son encargados a estudiantes de servicio social que recopilan otros estudios o notas periodísticas, sin generar bases de datos o análisis propios que sirvan de insumo para el trabajo legislativo.

El INESLE no tiene investigadores de planta o por encargo como lo marca la ley, sólo cuenta con la directora, una secretaria, un analista y una supervisora de capacitación, pues prácticamente fue desmantelada entre 2013 y 2014 y durante el 2021 ejerció el presupuesto más bajo de su historia, siete veces menor al de 2013.

Obligaciones

Por ley que se debe encargar de clasificar la información suministrada por el Congreso, realizar investigaciones sobre temas que atañen al Estado de México y planear, diseñar, instrumentar, operar y evaluar programas de profesionalización , de investigación, así como presentar estudios académicos y de apoyo técnico.

Pero no ha logrado hacerlo, tampoco cuenta con un padrón de investigadores de planta o contrato, ni existe un programa de trabajo planeado junto con el Legislativo para vislumbrar temas de interés que abonen a la actualización de la norma en la entidad.

Las limitaciones técnicas, humanas y financieras impidieron que el INESLE se pudiera encargar, por ejemplo, del Parlamento Abierto y la actualización de la Constitución que desde hace 17 meses lleva a cabo el Secretariado Técnico, a través de un grupo externo a la Legislatura.

Los objetivos del INESLE son:

1.- Planear, diseñar, instrumentar, operar y evaluar programas de profesionalización para la formación de especialistas.

2.- Diseñar, operar y evaluar programas de investigación y difusión de los temas relacionados con el sector.

3.- Presentar los estudios académicos y de apoyo técnico consultivo para las y los diputados.

4.- Identificar, analizar, sistematizar y difundir el acervo legislativo de la entidad para mejorar los procesos internos.

5.- Fomentar la celebración y ejecución de convenios de colaboración e intercambio con las instancias académicas de más alto nivel estatal, nacional e internacional para la formación y actualización de profesionistas.

6.- Impulsar un amplio programa editorial que genera espacios de comunicación e intercambio de información con organismos e instituciones.

7.- Modernizar los sistemas de archivo, consulta y resguardo de la información legislativa.

8.- Identificar los procedimientos con el fin de proponer y operar sistemas y procesos apoyados en tecnología avanzada.

9.- Proporcionar el apoyo académico y técnico consultivo cuando le sea solicitado en la integración de dictámenes.

10.- Promover el fortalecimiento del trabajo legislativo a través de la creación de programas de becas que estimule la formación académica, la investigación y el trabajo editorial.

11.- Diseñar los proyectos legislativos que les soliciten.

La producción

Aunque su principal función es llevar a cabo investigación y difusión de los temas relacionados con el estudio de la historia, funciones, actividad y prácticas parlamentarias de la entidad, para coadyuvar en el perfeccionamiento de los instrumentos jurídicos legislativos, su producción ha sido limitada.

Hasta el momento no han hecho público algún estudio o investigación que sirva como base para que los y las legisladoras se apoyen para la integración o análisis de alguna iniciativa de ley o punto de acuerdo.

En su página web se puede apreciar todas las recopilaciones que han llevado a cabo estudiantes de Sociología, Derecho y Ciencias Políticas y Administración Pública, a través de convenios de servicio social que firma el Inesle con escuelas y universidades estatales.

Este año llevan una recopilación sobre deuda, en 2021 fueron 13 publicaciones, en 2020 se enlistan 14 trabajos, en 2019 fueron 3, en 2018 son 14, en 2017 hay 12, otros 30 del 2016, 19 del 2015 y sólo seis del 2014, es decir que en este lapso van 121 publicaciones, es decir un promedio de 17 por año.

Los títulos son muy similares: deuda, delincuencia, recursos federales, entre otros. En 2021 prácticamente hicieron una publicación por mes a través de seis estudiantes de diversas licenciaturas que firmaron trabajos como: Cómo afecta a los jóvenes la actual pandemia de Covid-19,  Desastres naturales, Fondo Metropolitano, El sector artesanal durante la pandemia, Reseña estadística sobre la violencia de género.

Además de: Firma electrónica o digital, Sistema de pensiones, Deuda pública, Entendiendo el gasto público, Incidencia delictiva, Manual de bienvenida, Referencia de gobierno abierto y Amnistía.

Este último tema, por ejemplo, se publicó en enero, cuando ya estaba en vigor la Ley de Amnistía, es decir después que los y las legisladoras ya habían tomado una decisión sobre el tema, el cual estuvieron trabajando durante el 2020. Esta ley salió a partir de las propuestas presentadas por diversos grupos parlamentarios, organizaciones y con el apoyo del Poder Judicial del Estado de México.

La época de oro

El inicio del INESLE fue relevante, conformaron un Comité Académico integrado por Manuel González Oropeza, Pedro Zorrilla Martínez, Emilio O. Rabasa Mishkin, José Fernández Santillán, Ignacio Sosa Álvarez y Miguel Ángel Campo Cadena.

Arrancaron con el pie derecho con el ciclo de conferencias “Los Verbos de la Democracia” donde participaron Michel Ángelo Bovero, Federico Reyes Heroles y Jesús Silva Herzog Márquez.

Durante varios años tuvieron actividad, conferencias de la altura de Arnaldo Córdova, cursos, especializaciones, la Maestría en Derecho Parlamentario e hicieron un convenio para implementar el Doctorado. Esto permitió que personal del Poder Legislativo pudiera elevar su perfil académico.

Sin embargo, desde hace varios años ya no se llevan a cabo este tipo de eventos. Quien se encargó de hacer varios ciclos de conferencias en el Poder Legislativo fue el contralor Victorino Barrios Dávalos, quien cada mes llevó un ponente durante todo el tiempo que estuvo en el cargo.

A lo más que ha aspirado la casa que ocupa el INESLE es a albergar trabajos de alguna comisión o eventos organizados por diputados o diputadas.

El edificio está prácticamente vacío, pero en buen estado. No tienen área de consulta de las recopilaciones que llevan a cabo;  hay muy poco personal y nada tiene que ver con aquel INESLE que nació el 8 de enero de 1998.

Vaivenes políticos

El INESLE está encabezado por una persona que funge como vocal, designado por el pleno de la Legislatura, a propuesta de la Junta de Coordinación Política, con la aprobación del Comité de Estudios Legislativos.

Se le pide contar con título profesional y de preferencia estudios de posgrado y experiencia en la investigación y en la práctica es el PAN quien define al titular, para que el pleno la vote.

Entre sus primeros titulares estuvieron Ramón Arana Pozos y Juan Carlos Córdoba. Este último fue de 2001 a 2004, pero en 2007, cuando el PAN impulsó a José Juan Gómez Urbina al frente, todo cambió, aunque en ese entonces todavía tenía un importante presupuesto.

Gómez Urbina se refugió en el Instituto con muy bajo perfil, luego de su salida de la presidencia del Instituto Electoral, cuando se dio el escándalo de Cartonera y se pusieron en evidencia intentos de corrupción.

Desde entonces el PAN ha impulsado a figuras de ese partido al frente de la vocalía. En octubre de 2011 lo hizo con Javier Martínez Cruz, quien sí dio a conocer varios estudios que sirvieron al Poder Legislativo y organizó eventos; en 2014 fue nombrado Jorge Huizar, quien era asesor de Juan Rodolfo Sánchez Gómez y antes de otros panistas.

Él realizó foros, cursos de actualización, conferencias magistrales, diplomados; estudios estadísticos de índices delictivos, indicadores económicos, marginación, pobreza, convenios con Universidades, trajeron a ministros de la Corte, a magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y a institutos de estudios legislativos de todo el país. Huizar señaló que todo lo hicieron con solo una secretaria y una contadora.

En diciembre del 2016 llegó Everardo Padilla, ex dirigente nacional de las bases juveniles y ex regidor de Morena, incluso ya en el cargo buscó en varios ocasiones nuevas candidaturas dentro de su partido. En ese entonces aseguró que no descuidó su trabajo, pero aceptó que poco podía hacer con el personal y presupuesto que le dejaron.

En mayo del 2021 tomó protesta María Isabel Clemente Muñoz, ya con el presupuesto más bajo de la historia, de sólo 2.2 millones de pesos que apenas alcanzan para cubrir los salarios de las cuatro personas que ahí laboran.

Sin ir  más lejos, en 2010 esta institución manejó un presupuesto de 12 millones de pesos, luego subió a 13.8, en 2012 tuvo su máximo con 14.8 millones y a partir del 2013 ha ido bajando desde los 10.2 millones hasta llegar a 183 mil 333 pesos mensuales. A continuación puede observarse la caída de sus recursos en los últimos 12 años.

INFOGRAFÍA: IGNACIO HERNÁNDEZ

FOTO: ML

Claudia Hidalgo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related post

error: Marcaje Legislativo - Derechos Reservados 2019