5
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

FOTO: ESPECIAL

INFOGRAFÍA: IGNACIO HERNÁNDEZ

Después de 26 años, durante los cuales los ex gobernadores del estado de México tuvieron personal asignado para su seguridad y el apoyo de sus actividades, desde este el 12 de abril entró en vigor la eliminación de ese privilegio.

El grupo parlamentario de Morena planteó desde el año pasado quitar los beneficios que se entregaban a los ex mandatarios, al considerar que era indebido pagarles personal con cargo al erario, una vez que concluyeron con su labor, pues el dinero se destinaba a actividades ajenas al servicio público.

La diputada Azucena Cisneros, autora de la propuesta, advirtió que dar privilegios a los ex gobernadores pagados con recursos públicos constituía un uso indebido de ese dinero y prácticamente una remuneración, más allá de lo señalado por la ley, semejante a una pensión, liquidación o retiro para “premiar el paso de los ex gobernadores”.

Consideró aceptable que se brinde protección especial del Estado cuando los ex gobernadores enfrenten algún riesgo.

Morena, advirtió, busca terminar con la vieja cultura política y poner freno a los privilegios, el derroche de recursos, sobre todo cuando existen tantas necesidades en instituciones como el Issemym y en las instituciones de salud y de justicia.

En el dictamen aprobado el 5 de marzo donde la Legislatura mexiquense aprueba la abrogación del decreto número 87, expedido por la XXXVI Legislatura del Estado de México que permitía entregar premios y recompensas a los ex mandatarios, los diputados advirtieron que ese documento normalizó la existencia de apoyos en favor de exgobernadores.

Al abrogar ese documento, queda sin efecto el decreto número 86 expedido por el ex gobernador, Ignacio Pichardo Pagaza, el 7 de mayo de 1993, a través del cual se asignaba a los ex gobernadores escoltas, chófer y secretaria.

Los ex mandatarios que perderían este beneficio son: Alfredo Baranda García, Ignacio Pichardo Pagaza, Emilio Chuayffet Chemor, César Camacho Quiroz, Arturo Montiel Rojas, Enrique Peña Nieto y Eruviel Ávila.

Algunos de ellos, a la par de tener esos apoyos, ocuparon algunos cargos y tenían un salario, como fue el caso de Emilio Chuayffet, quien fue secretario de Educación; César Camacho, quien fue senador y diputado federal y Eruviel Ávila, actualmente senador.

 

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

LLEGAN LAS PRIMERAS INICIATIVAS DEL EJECUTIVO

Siguiente publicación

LA LX LEGISLATURA SE VA AL CENTRO CEREMONIAL OTOMÍ