Edomex en un gran bache

 Edomex en un gran bache

 

Ricardo Moreno

El Estado de México se encuentra sumido en un enorme bache. Su infraestructura se encuentra deteriorada y con un precario programa de mantenimiento. Lo mismo son calles y carreteras, que alumbrado, tuberías de agua potable, parques industriales, escuelas, centros de salud y un largo etcétera.

Las finanzas públicas están a punto del colapso y con una pesada deuda que arrastra por más de tres décadas.
Aunado a ello, el Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMYM) ha lanzado, de nueva cuenta, gritos desesperados pues está a punto de desbarrancarse el sistema de pensiones de los burócratas mexiquenses y, al mismo tiempo, el sistema de salud que presta muestra gravísimas deficiencias.

El futuro mexiquense no es promisorio sin un verdadero compromiso con la contención del gasto, la disciplina fiscal, el gasto gubernamental orientado a promover el dinamismo económico y abatir los privilegios y los negocios al amparo del poder público.

Una política encaminada a la recuperación de la entidad pasa necesariamente por renovar su infraestructura para retomar la competitividad y promover el empleo y la producción como ejes del relanzamiento económico.

Un plan de esta naturaleza pasa por convencer a las autoridades de invertir fuertes cantidades de recursos en suelo mexiquense, al menos, en la infraestructura federal, como se ha hecho con el proyecto aeroportuario del Valle de México, y con los trabajos del Tren Interurbano Mexico – Toluca.

Toca ahora garantizar el suministro de energía eléctrica, transporte eficiente y barato en las zonas urbanas, agua y la conectividad con carreteras en buenas condiciones que permita el libre tránsito de personas y automóviles.
Los bajos niveles que han presentado las presas y embalses del sistema Cutzamala en los últimos 3 o 4 años, deben llamar la atención y empezar a favorecer fuertes inversiones en los municipios del suroeste de nuestra entidad.

Los programas de reforestación, como el sembrando vida, deben intensificarse inmediatamente para que sus resultados se observen en el mediano y largo plazo pero resulta indispensable y urgente combatir, en serio, la tala clandestina, que se ha extendido con una impunidad inaudita en las zonas boscosas del norte y suroeste mexiquense, ya que ponen en peligro el ecosistema regional y el suministro de agua para los valles de México y el de Toluca.

Debería, en este aspecto, declararse el combate a la tala clandestina como un asunto de seguridad nacional.

Desgraciadamente la política se ha convertido en una retahíla de dimes y diretes que solo distraen la atención del electorado.

Hay que levantar la mira y, sin olvidarnos de las causas y responsables de esta tragedia, pongamos énfasis en soluciones prácticas y que permitan mantener ocupada a la población. El trabajo y la producción son la solución.

Ricardo Moreno Bastida

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related post

error: Marcaje Legislativo - Derechos Reservados 2019