0
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

FOTO: ESPECIAL
INFOGRAFÍA: IGNACIO HERNÁNDEZ

El inicio de una nueva era en la Legislatura mexiquense, ahora dominada por el Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), fue conciliador. Esa fuerza asumió el poder en el congreso local en paz, sin “tambores de guerra”, pero con mucha firmeza.

Tanto en la instalación de la Legislatura, como en el mensaje a sus familiares e invitados, y en su posicionamiento por la apertura del primer periodo ordinario de sesiones, de frente al Ejecutivo, Morena dejó claro que no habrá sumisión y que el congreso no volverá a ser una “Oficialía de Partes”, donde se aprueben iniciativas sin análisis, ni sin debate.

La primera fuerza política electoral del Estado de México exhibió su postura como gobierno en la Cámara de Diputados: que ningún poder esté por encima de otro, la necesidad de generar equilibrios y que el Legislativo sea un contrapeso del Ejecutivo.

El discurso planteado a su llegada al congreso y en el inicio de los trabajos legislativos fue contundente: Morena prometió trabajar sin imposiciones, de manera responsable, con debate, deliberación, acuerdos y respeto a disentir, pero sin doblegarse. Advirtió que será intolerante a los excesos y a los privilegios.

Propuso además un estilo diferente al que se ha manejado en las últimas Legislaturas: ser un contrapeso, constituirse en un poder autónomo, construir equilibrios entre los poderes y estar a la altura de las expectativas.
La invitación a las demás bancadas fue a buscar coincidencias en una nueva era, sin perderse entre gritos, ni sombrerazos: dejó claro a los poderes Ejecutivo y Judicial que actuará con independencia y que cada uno debe realizar sus funciones constitucionales, sin rebasar las fronteras.

Lejos de asumirse como una fuerza política nueva, Morena presumió que tienen experiencia, se han formado en la lucha y saben cuál es su responsabilidad, su compromiso histórico y la necesidad de reivindicar la justicia social. Prometieron que no van a fallar.

Tras las rotaciones de legisladores entre las bancadas del PT, del PES y de Morena y el ajuste en el PRI, donde un diputado pidió licencia para que suplente asumiera la titularidad, los grupos quedaron finalmente integrados.
Esta es la distribución real de fuerzas que permitió a Morena encabezar durante el primer año el máximo órgano deliberativo: la Junta de Coordinación Política (Jucopo), donde se toman las principales decisiones:

NADIE VS EL EQUILIBRIO DE PODERES

En la sesión de apertura del primer periodo ordinario y del inicio de los trabajos de la Legislatura mexiquense nadie se opuso a la necesidad de impulsar un equilibrio entre los poderes. Tanto el Ejecutivo, como los distintos grupos parlamentarios reconocieron la decisión de los electores, la pluralidad y se comprometieron a buscar coincidencias,

La primera sesión de la Cámara de Diputados se dio en paz y con una inesperada civilidad de todas las partes. La voz más crítica fue la del Partido del Trabajo, que por primera vez llegó a la vice coordinación de la Jucopo, al mismo nivel del Partido Revolucionario Institucional.

El PT aprovechó para recordar al gobernador que firmó un acuerdo para someter su permanencia en el gobierno a consulta pública y advirtió que para ellos no hay perdón, ni olvido., mientras el resto de las bancadas tendieron la mano a Morena y ofrecieron buscar acuerdos.

El PRI arropó al Ejecutivo, quien ofreció respeto y colaboración a la Legislatura y llamó a trabajar juntos, tras escuchar las posturas de todas las fuerzas políticas representadas en la Cámara de Diputados.

Loading...

Loading…

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN LEGISLATIVA

Siguiente publicación

PANISTAS Y PERREDISTAS DOMINAN LA TRIBUNA