6
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

FOTO: ML

INFOGRAFÍAS: IGNACIO HERNÁNDEZ

La Legislatura mexiquense cumple un año de labores con el movimiento de ocho de los 75 legisladores. El más reciente fue la salida de un petista para ir al PAN.

En los congresos locales ha sido casi una tradición que se registre al menos un movimiento entre bancadas, o que alguien se separe de su fracción parlamentaria.

Hasta ahora los grupos afectados por los movimientos internos han sido los de la coalición Juntos Haremos Historia, conformada por Morena, PT y Encuentro Social y quienes han sumado un legislador en la oposición son el PRD y el PAN.

Diputados como el líder de la bancada del PT, Armando Bautista y el legislador de Morena, Faustino de la Cruz han advertido que se busca afectar la mayoría parlamentaria que tienen y con la cual suman mayoría calificada, es decir, las dos terceras partes de la Legislatura local.

No descartaron nuevos intentos, pero confiaron que quienes se quedan tienen principios firmes y saben por quien ganaron un lugar en la Legislatura.

De esta manera destruyeron la mayoría del PAN en el 2000, con el nacimiento de una fracción “independiente” que se identificó con la bancada del PRI en muchas votaciones.

LOS AJUSTES

La primera baja fue en febrero de este 2019 con la renuncia de la diputada Claudia González Cerón al grupo parlamentario morenista para sumarse al PRD. Ella ya había sido perredista, pero dejó el sol azteca para ir a morena, y volvió a las filas perredistas.

El segundo movimiento, pero interno, fue el de la ex panista Julieta Villalpando, quien dejó la fracción del PT para ser coordinadora de Encuentro Social (PES), y al día siguiente, la respuesta fue que cuatro legisladores del PES, inconformes con la decisión de su dirigencia nacional de cambiar a su coordinador, se declararon sin partido, pero se mantienen como aliados de Morena.

Para marzo del 2019 Crista Amanda Spohn salió de Morena para ir al PT y antes de concluir el mes de agosto Javier González Zepeda abandonó las filas del PT para sumarse al PAN, entre críticas del líder parlamentario petista y del dirigente de ese partido, Norberto Morales, quienes no descartaron que el PRI esté detrás de los ajustes.

 

 

Con los movimientos, Morena pasa de 38 a 36 diputados locales; mientras, el grupo del PT disminuyó de nueve a ocho; el del PAN creció de siete a ocho legisladores y ambas bancadas son tercera fuerza. Encuentro Social baja de cinco a solo dos diputadas y de ser la quinta se va a la séptima fuerza en la Cámara de Diputados local.

El PRD creció al aumentar de dos a tres integrantes y subió, de ser el séptimo grupo parlamentario, al lugar seis, por encima del PES y del PVEM que tienen dos miembros cada uno.

También surgió un bloque de cuatro representantes populares sin partido identificados con Morena.

 

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

VA MORENA POR EL SEGUNDO Y TERCER AÑO DE LA JUCOPO

Siguiente publicación

CUMPLE LEGISLATURA OPOSITORA UN AÑO