2
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

Al día de hoy mujeres y hombres de todo el mundo somos testigos de la desgarradora tragedia que se vive en Afganistán, las mujeres afganas sufren por demás un infierno, ya que su participación en la toma de decisiones en importantes espacios es inexistente y, más aún, las prohibiciones que tienen respecto a su integridad como mujeres. Adicional a ello, la violencia de género se potencia, lo que genera una total violación a los derechos humanos de las mujeres afganas.

Es por ello que organismos internacionales como la Organización de las Naciones (ONU) tiene que triplicar esfuerzos precisamente para mantener la paz, la seguridad, mejorar el nivel de vida y, sobre todo, los derechos humanos de las mujeres afganas, así como del resto de la población de ese país que está inmerso en esta severa crisis de desigualdad social y ataques constantes hacía las mujeres. No se puede permitir que exista un gobierno bárbaro, autoritario, y mucho menos que se pierda el empoderamiento que habían alcanzado las mujeres en las últimas décadas, así como el progreso que se había logrado en materia de trabajo, salud, educación, cultura e infraestructura social.

Al hablar de la máxima defensa de los derechos humanos, se trata precisamente de no consentir que estos retrocedan, al contrario, tienen que ser progresivos, ya que la progresividad, permite una mayor protección en el desarrollo de vida de las personas, es por ello que, todos los Estados del mundo tienen la obligación de asegurar el debido respeto y cumplimiento de estos derechos, sobre todo, en la mejora y vigencia de las normas internacionales que ayudan a que exista la protección debida, esto sin duda prevendrá y evitará que se susciten tragedias como la que actualmente está viviendo la población de Afganistán.

En ese contexto, las naciones están obligadas a mejorar los instrumentos y mecanismos que permitan inhibir las expresiones y la materialización de acciones de violencia, principalmente, contra mujeres y niñas, así como del resto de los seres humanos, lo cual se puede lograr teniendo a las mejores personas que encabecen los organismos e instituciones que procuran en todo momento los derechos humanos, porque quienes están al frente de estos organismos deben actuar con conciencia y un gran compromiso  frente a la sociedad y, sobre todo, que garanticen el pleno y real ejercicio de los derechos fundamentales, lo que también repercutirá en las generaciones venideras.

Lo anterior, dará lugar a una ciudadanía participativa que ejerza su derecho a decidir lo que mejor le conviene a la población, ya que ésta expresará plena y directamente su opinión. De manera que, su voz será escuchada, con el objeto de que todas las personas adquieran el respeto y consideración a sus derechos. No se puede hablar de democracia, desde cualquier perspectiva, sino está estrechamente vinculada la ciudadanía, con el respeto y garantía de los derechos humanos de las personas.

Ahora le toca recibir a la población de Afganistán el mayor de los apoyos, dar respuesta a sus requerimientos de emergencia solicitados, de lo cual solo la comunidad internacional puede hacerlo solidariamente y haciendo a un lado toda índole de diferencias, esto permitirá aliviar sus necesidades y reparar las violaciones a sus derechos fundamentales. También, es importante la colaboración que hagan las organizaciones internacionales no gubernamentales en la búsqueda de alternativas para aliviar la terrible crisis humanitaria que vive la población de ese país.

Esta perspectiva de solidaridad internacional tiene como premisa fundamental que las naciones vivan en una democracia madura, que se busque un mayor nivel de vida para las personas, garantizando en todo momento sus derechos, así como la libertad, justicia, igualdad, equidad y ayuda mutua.

No hay que olvidar que, vivir en una democracia plena en la que se logre el debido respeto y el libre ejercicio de los derechos humanos se fortalece a la democracia y se logra el bienestar social.

*Doctora en Derecho, ex consejera electoral y docente certificada en Derechos Humanos.

 

 

 

 

 

 

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

ASIMETRÍAS PRESUPUESTALES, FEDERALISMO, POLÍTICA Y DERECHO

Siguiente publicación

TENDRÁN QUE DAR SEGUIMIENTO A 14 MIL 713 MDP DE OBSERVACIONES AL GEM