El poder de las y los renegados

 El poder de las y los renegados

Las y los mexiquenses arrancamos el 2023 con la incertidumbre de enfrentar uno de nuestros mayores temores: un proceso electoral. Como mexicanos por patria y provincia entendemos bien que más vale malo conocido que bueno por conocer; no obstante, en lo profundo de nuestra conciencia queremos algo más, queremos esperanza y transformación, pero no de slogan político, sino de verdad.

A todo ser humano le asusta la transición; las y los mexiquenses no somos la excepción y menos cuando está en juego nuestra integridad, especialmente la de nuestras familias. Sin embargo, qué hacer cuando elegir no es suficiente, cuando las opciones se quedan cortas; qué hacer cuando, en apariencia, lo que ahora está mal pareciera mejor a lo ofrecido para el futuro, como progreso o bienestar. La transición deja de ser incertidumbre para convertirse en fatalidad.

Para agregar una raya más al tigre, como si no tuviera suficientes ya, el Estado de México es profundamente religioso al grado inquisitivo cuando se trata de política. Los partidos políticos más que afiliados o partidarios tienen fanáticos que aparentemente están dispuestos a matar o morir con tal de que “Su Santidad” (candidato o candidata) gané la elección. Con esto no podemos ignorar que en el proceder religioso siempre existe polarización, dos bandos, los malos y los buenos, el cielo y el infierno, pero sobre todo un espacio enorme para los olvidados o mejor dicho el purgatorio para las y los ignorados.

Si este año electoral el panorama es tan poco alentador; si la mayoría encontramos nuestro espacio común en el purgatorio al no comulgar con alguna candidata o candidato, no tenemos otra opción que la apostasía, ejercer la libertad del renegado que no solo expresa públicamente su inconformidad frente a las opciones sino también exige explicaciones, en especial soluciones.

Hay más poder en el purgatorio de los renegados, en el espacio donde nos encontramos la mayoría de las y los ciudadanos del Estado de México, que en las legiones pseudo angelicales de las alianzas entre partidos políticos. Las y los mexiquenses no solo podemos elegir quién nos gobernará, también podemos desde ahora exigirle cómo queremos que lo haga, si concentramos nuestras voces en una voluntad común, la cual nos dé voz desde la ciudadanía real.

Alexis Olvera Pino

1 Comments

  • Y justamente los que salimos perdiendo somos los que quedamos en medio de su guerra política ya que a veces parece que los colores no distinguen si algo está bien hecho o si funciona correctamente o si siquiera es necesario… el chiste es cambiarlo porque el color cambió y ya.
    Un ejemplo simple: ¿Cuánto presupuesto se destinará a pintar y tapar todos los edificios que ahora tienen un emblema distintivo? Todo lo que ahorita y el próximo año estará recién pintado y habrá sido un gasto para los mexiquenses, tendrá que ser re-colonizado.
    Y si eso pasa con las paredes, no puedo imaginar con lo demás y los demás.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related post

error: Marcaje Legislativo - Derechos Reservados 2019