7
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

FOTO: ESPECIAL

INFOGRAFÍA: IGNACIO HERNÁNDEZ

SEGUNDA ENTIDAD DEL PAÍS CON MÁS OBSERVACIONES

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) advirtió que el Gobierno del Estado de México pudo haber incurrido en probables daños al erario en el gasto federalizado, durante el ejercicio 2018, por mil 814 millones; por lo cual hizo observaciones que las autoridades deben aclarar y solicitó iniciar procedimientos de responsabilidad contra algunos servidores públicos.

El secretario de la Contraloría Javier Vargas advirtió que los señalamientos están en proceso de solventación y no se puede hablar todavía  de daños al erario estatal.

La mayoría de las supuestas anomalías fueron en la aplicación de tres fondos federales: el de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA), el de Aportaciones Múltiples (FAM), el de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF) y la mayor cantidad en el programa Escuelas al Cien.

De acuerdo con la primera entrega de resultados de la ASF del informe de la Cuenta Pública 2018 el Gobierno mexiquense no acreditó el uso de todos los recursos, algunas obras fueron de calidad deficiente, no se comprometió la totalidad de los recursos en el año fiscal para el que se programaron, faltaron documentos comprobatorios de los gastos, hubo obras pagadas no ejecutadas, falta de sanciones a contratistas por rebasar los plazos de entrega establecidos.

También encontró que se usaron recursos del FAFEF para pagar nómina del personal del ISSEMyM y para adquirir medicamentos, aun cuando esas aplicaciones no están dentro de los objetivos del fondo¸ hubo pagos a personal posteriores a su baja, entre otras.

La ASF determinó que las entidades del país deben acreditar el uso de más de 9 mil 798 millones de pesos, donde el Estado de México tiene el segundo monto más alto en observaciones, después de Oaxaca y seguido de Chiapas.

LAS OBSERVACIONES

En el Programa Escuelas al Cien las autoridades presumen un probable daño superior a los 836 millones 411 mil pesos; en el FAM, de 414 millones 343 mil pesos; en el FASSA, 338 millones 012 mil pesos y el FAFEF de 225 millones 400 mil pesos.

La ASF observó al gobierno mexiquense más de 836 millones de pesos en el Programa Escuelas al Cien, pues las autoridades no demostraron que los recursos transferidos al Instituto Mexiquense de la Infraestructura Física Educativa (IMIFE), correspondieran a las solicitudes de pago enviadas al Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa, ni las obras en las que se ejercieron los recursos; ni tampoco que el dinero se destinara exclusivamente a planeación, contratación, sustitución, construcción, equipamiento, mantenimiento, rehabilitación, reforzamiento, gastos de ejecución y supervisión, reconstrucción, y habilitación de la infraestructura física educativa,

En el FAM la ASF advirtió de conceptos de obra pagados no ejecutados en 11 casos, el no cobrar penas a empresas en nueve, la falta de documentación comprobatoria y justificativa en dos más, al menos una obra de calidad deficiente y otras sin cumplir con las especificaciones técnicas de los proyectos; además de falta de amortización del anticipo de dos obras y falta de registros contables,

En cuanto al FASSA la ASF ubicó fallas como: no aplicar los recursos durante el 2018, no presentar documentación justificatoria de los recursos aplicados, ni de pagos posteriores al 31 de marzo de 2019. También, encontró pagos a 32 personas en los que no se acreditó la preparación académica requerida para ocupar el puesto, por el cual cobraron en el ejercicio 2018.

Otras observaciones fueron por otorgar medidas de fin de año a trabajadores eventuales, no presentar documentación justificativa por la ausencia en centros de trabajo a los que estaban adscritos cuatro trabajadores. La ASF pidió al SAT verificar el cumplimiento de obligaciones fiscales.

Por lo que toca al FAFEF hubo recursos que no fueron reintegrados a la tesorería, la presunción de un probable daño al erario de 183.6 millones por haber pagado nómina del ISSEMyM y otros 41.7 millones por adquirir medicamentos con recursos de ese fondo, así como promociones de responsabilidad por no publicar los informes de cómo se gastaron los recursos.

El Gobierno del Estado de México, según las auditorías de la ASF, careció de un adecuado sistema de control interno para prevenir los riesgos que podrían limitar el cumplimiento de los objetivos del programa, la observancia de la normativa y el manejo ordenado, eficiente y transparente de los recursos, lo que incidió en las irregularidades determinadas.

En suma, sentencia la Auditoría, en prácticamente todos los documentos no realizó un ejercicio eficiente, ni transparente de los recursos.

NO SE PUEDE HABLAR DE DAÑOS AL ERARIO: CONTRALOR ESTATAL

Ante las observaciones por mil 814 millones de pesos que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) hizo al Gobierno mexiquense por la aplicación de cuatro fondos federales en 2018, el secretario de la Contraloría Javier Vargas advirtió que los señalamientos están en proceso de solventación.

En entrevista el funcionario estatal explicó que las observaciones de la primera entrega del informe de la ASF de la Cuenta Pública 2018 no son definitivas, pues están en el plazo para aclararlas; por lo cual, en estos momentos no se podría señalar un posible daño, ni perjuicio al erario.

La ASF observó 1, 814 millones de pesos a los fondos de: Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA), de Aportaciones Múltiples (FAM), de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF) y al programa Escuelas al Cien.

Todo lo detectado, dijo el secretario de la Contraloría, es parte del proceso de auditoría y ha iniciado el plazo para solventar, pues tras la emisión del informe de la ASF inició el plazo de 10 días para notificar formalmente a todos los entes y ahora son 30 días para que aclaren las observaciones.

Vargas consideró que en ocasiones los plazos establecidos en la ley no son suficientes para obtener la información justificatoria, ya que el Estado de México es el más grande del país y el que más recursos recibe de la federación.

El contralor estatal afirmó que en el Gobierno mexiquense existe control de los recursos y se encuentran a tiempo para solventar las observaciones, por lo cual hasta el momento no se puede hablar de daños al erario, ni de responsabilidades, ya que nada es definitivo.

“Estamos obligados a cuidar siempre y a ser muy puntuales con la ciudadanía de en qué proceso estamos, en qué parte estamos y que no ha causado una definitividad en esta situación.

“Son observaciones que están ahí, pero la propia ley marca que una vez cerrada la auditoría tenemos estos plazos para que podamos presentar argumentos, documentación, pruebas para solventar o aclarar estas observaciones”. Su meta, resumió, es mejorar, y salir en siguientes revisiones con cero observaciones.

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

PERDONAN MULTA POR VERIFICACIÓN A QUIEN REEMPLAQUE

Siguiente publicación

PARTIDOS CUESTAN LO MISMO QUE LOS OPLES