0
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

POR: ISMAEL ROJAS ESCOBAR

Primera parte

El cansancio por tantas declaraciones, spots, memes, comentarios en redes y peleas entre políticos “masters”, “senior”, “junior” y “fans” en los medios de comunicación podría llevarnos a niveles demenciales; nadie que quiera mantener su salud mental podría soportar tal embestida.

Para evitarnos especulaciones y todo este mar de peleas recurramos a la historia y a la economía para saber qué representan los cuatro movimientos que buscan la presidencia.

Porque así lo han afirmado, su historia y las acciones de sus partidos los ubican a José Antonio Meade y Ricardo Anaya –y Margarita Zavala pero se bajó de la contienda- en la corriente del Liberalismo Económico/neoliberalismo.

La otra corriente es la Regulación del Mercado y el Estado de Bienestar, y aquí se ubica Andrés Manuel López Obrador por las mismas razones de trayectoria, postulados y acciones de él y los que lo siguen en su movimiento.

Siento decepcionar a quienes acusan a López Obrador de ser socialista, pero no lo es pues sigue una escuela económica que algunos llaman “capitalismo humanista”.

Ambas corrientes económicas son capitalistas y ya fueron puestas en práctica durante el siglo pasado: liberalismo económico desde finales de 1800 a  los primeros años de 1930; la regulación económica y el Estado de Bienestar de 1935 a 1980 aproximadamente; y de nuevo el liberalismo económico convertido en neoliberalismo hasta nuestros días. Como anotación por el momento no vamos a hablar del imperialismo.

Es preciso mencionar que Ricardo Anaya, José Antonio Meade y López Obrador son fieles a estas dos corrientes de pensamiento económico por lo que es importante conocer de qué se trata cada una y así determinar si lo que dicen en sus discursos es congruente con lo que les mandan sus convicciones.

Los ideólogos del liberalismo económico/neoliberalismo son el austriaco Friedrich Von Hayek y el  norteamericano Milton Friedman. Ellos sostienen que el Estado, el gobierno no debe regular el marcado y dejarlos que ellos mismos establezcan sus reglas porque de forma natural tienden a ordenarse y así generar riqueza para todos.

En la práctica y al paso de casi un siglo el liberalismo económico se distingue por:

  • Privatizaron empresas del Estado, especialmente los sectores estratégicos.
  • Reducción del Estado o Estado Mínimo.
  • Flexibilizan la política laboral en favor de los empresarios.
  • Controlan o suprimen sindicatos.
  • Permiten que empresas transnacionales acaben con las locales y generen monopolios.
  • Controlan o se apoyan en los medios de comunicación.
  • Crean estados de terror a través de la policía y los militares, incluso paramilitares.
  • Llegaron al poder gracias al intervencionismo de Estados Unidos de Norte América.
  • Generan deudas millonarias, deflación –inflación más desempleo y pérdida del poder adquisitivo del salario.
  • Generan millones de pobres.
  • Tienen una pobre política educativa.
  • Firman acuerdos comerciales que afectan los intereses nacionales.
  • Pobre crecimiento económico aproximado al 2 por ciento.

Por lo que toca a la Regulación Económica y el Estado de Bienestar es una política que propone el inglés John Maynard Keynes. Sus propuestas se aplicaron aproximadamente cuatro décadas.

  • Fortalece al Estado frente al capital. Toma el control de la economía.
  • Fortalecimiento de las empresas y sectores del Estado.
  • Fortalecimiento de la política laboral.
  • Fortalecen a los sectores productivos buscando equilibrios.
  • Son sindicalistas.
  • Son atacados por los medios de comunicación, periodistas e intelectuales pagados.
  • Los cuerpos de seguridad y el Ejército sirven para cuidar el orden social y proteger al país.
  • No hay Estado de terror.
  • Llegan por la vía electoral pese a la injerencia de Estados Unidos de Norte América.
  • Tienen un mejor control de la macro economía.
  • Se fortalece el poder adquisitivo.
  • Se brinda acceso a la salud pública y en general a las políticas sociales.
  • Restablecen el tejido social y mejora el nivel económico familiar.
  • Fortalece el gasto en educación.
  • Rechazan acuerdos que comprometen los intereses nacionales.
  • Crecimiento económico destacado que supera el 10% en algunos casos.
  • No están libres de fenómenos inflacionarios.

Más allá de los colores partidistas es oportuno detenernos a conocer qué es lo que en realidad podemos esperar de los candidatos presidenciales y los aspirantes a formar parte del Congreso de la Unión. Recurrir a la historia es trascendental.

Dejamos hasta aquí esta primera parte deseando que este texto sea semilla para que investiguen por cuenta propia más sobre estas corrientes y así ayudar a la comprensión de los fenómenos.

En la siguiente emisión hablaremos sobre los gobernantes que pusieron en práctica estas medidas.

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

DEJA ERUVIEL ÁVILA PENDIENTES POR MÁS DE 12 MIL MDP

Siguiente publicación

PRISIÓN POR VIOLENCIA POLÍTICA DE GÉNERO