2
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

FOTO: ESPECIAL

INFOGRAFÍA: IGNACIO HERNÁNDEZ

Del año 2000 a la fecha han desfilado por el Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMYM), 13 titulares sin que se haya logrado frenar la crisis que hoy tiene a la institución a punto de la quiebra, sin recursos suficientes para sostener su Fondo de Pensiones.

En los últimos 20 años ni un director ha logrado permanecer todo el sexenio al frente del cargo. La mayoría ha permanecido sólo dos años y en algunos casos apenas unos cuantos meses, pues han sido llamados a cargos de mayor nivel.

El perfil de los directores no es muy variado. Han estado prestigiados médicos y economistas graduados en el extranjero, vinculados a la política, pero sobre todo gente cercana al gobernador o al secretario de Finanzas en turno.

Durante los 69 años de vida del ISSEMyM, han pasado 19 directores. En los primeros 48 años encabezaron al Instituto: el profesor Santiago Velasco Ruiz, en 1951. Le siguieron Raúl Zarate Machuca, Mario Olivera Gomeztagle, el doctor Gustavo Adolfo Barrera Echeverri, Jorge Hernández García y la egresada del ITAM como economista, que hoy es secretaria de Cultura, Marcela González Salas.

En el sexenio de Arturo Montiel Rojas existieron cuatro titulares, entre ellos el economista Enrique Jacob Rocha, actual secretario de Desarrollo Económico, quien se ha desempeñado en diversas secretarías y cargos de elección popular a nivel estatal y federal, incluyendo su aspiración a gobernador de la entidad.  Además del Maestro en Administración Pública Santiago Velasco Monroy, Jesús Martín Rojas Sánchez y el médico José Francisco Alvear Negrete.

Con Enrique Peña Nieto estuvo sólo tres meses la abogada, ex diputada- alcaldesa, Carolina Monroy del Mazo, David Adrián Álvarez Colín 15 meses y luego el Maestro en Economía, graduado en Londres, Osvaldo Santín Quiroz, quien terminó el periodo para irse a la federación.

Eruviel Ávila Villegas es quien más directores ha tenido. Empezó colocando a Fernando Maldonado Hernández, quien se había desempeñado como legislador y en otros cargos administrativos, aunque su paso por el Instituto fue de apenas cinco meses.

Lo sustituyó el Maestro en Administración Financiera por la Universidad de Birminghan, Inglaterra, Ricardo Treviño Chapa, durante 11 meses; luego, llegó el ex coordinador general de Planeación y Administración de la Procuraduría de Justicia, Delfino Reyes Paredes, un hombre cercano al gobernador, pues fue Tesorero en Ecatepec; quien aguantó en la dirección poco más de tres años.

Fue reemplazado por el médico neumólogo por la UNAM, con especialidad en cirugía de tórax, responsable del primer trasplante pulmonar en México y Latinoamérica, entre otros brillantes cargos en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, José Luis Téllez Becerra, quien concluyó el encargo durante esa administración y fue el responsable de la extinta reforma al Instituto que la Legislatura abrogó el año pasado por aumentar las cuotas e individualizar el sistema de pensiones, entre otros aspectos que contravenían a los intereses de los servidores públicos.

A partir de la llegada de Alfredo del Mazo Maza estuvo Alberto Peredo Jiménez, quien  venía de la Secretaría de Hacienda y al final pagó los platos rotos al tener que dejar el cargo por no lograr demostrar los beneficios de la reforma de 2017 a la nueva Legislatura.

Lo sustituyó la ex subsecretaria de Ingresos, Bertha Alicia Casado Medina, quien convenció a los diputados de mantener la tenencia este 2019 y hoy sigue en la dirección.

Ella es licenciada en Economía por el Centro de Investigaciones y Docencias Económicas (CIDE), tiene una Maestría y Doctorado en Economía por la Universidad de Essex, en Reino Unido; fue directora de Ingresos de Huixquilucan, directora general adjunta de Crédito en Banobras, asesora de Financiamiento externo y ahora tiene la responsabilidad de integrar la nueva Ley, junto con los diputados locales y derechohabientes de una institución que tiene pendiente de cobro más de 3 mil millones de pesos indispensables para su operación.

1 Comentario

  1. Maribel Vargas Barrios
    abril 5, 2019 en 10:09 am — Responder

    Soy docente y derechoabiente de ISSEMYM, debo decir que hace 13 años, gracias al tratamiento recibido en el Centro Oncologico Estatal y a otros procesos de curación alternativos, el día de hoy soy sobreviviente de un CA de mama. Por lo cual estoy muy agradecida. Sin embargo también debo decir, que de 13 años a la fecha, he podido ser testigo de muchos cambios en la calidad del servicio. Uno de los más relevantes y lamentables fue la privatización de muchos servicios de diagnóstico. Pues hoy día los estudios de laboratorio están en manos de particulares, del mismo modo que las farmacias. Mientras los equipos tan costosos, propiedad del Issemym, hoy se están deteriorando por falta de mantenimiento y uso.
    El tratamiento oncologico que yo recibí fue muy diferente del que hoy se está ofertando, la calidad de los medicamentos deja mucho que desear, además del desabasto constante que hay de quimioterapias. Todo lo anterior, derivado de los procesos de privatización que se iniciaron durante el pasado sexenio. El robo en desbandada, el cinismo y la manera tan deliberada en que se han corrompido las cúpulas políticas.
    Considero que quienes hoy tienen bajo su responsabilidad la vida legislativa de la entidad y del país, tendrían que legislar entre otras muchas cosas el perfil de puestos como éste, así como su asignación, su permanencia y los procesos de auditoría y transparencia en el manejo de recursos, pues tanto los sindicatos como el ISSEMYM han sido por mucho tiempo las cajas chicas de las campañas políticas.

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

ENDEUDARSE: UN DEPORTE MUNICIPAL

Siguiente publicación

POLÍTICAS PÚBLICAS PARA ATENDER CASOS DE AUTISMO