1
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

La comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual y Transgénero (LGBTTI) lleva años en una lucha que no ha podido concretar en el Estado de México: el reconocimiento de los matrimonios entre personas del mismo sexo en el Código Civil de la entidad, una añeja petición hacia las autoridades y los diputados, que las Legislaturas han dejado congelada.

En el camino han encontrado algunos aliados: legisladores de izquierda que han pugnado por reconocer el derecho de esas personas a unirse legalmente y a contraer los derechos y obligaciones de todo matrimonio; sin embargo, también han enfrentado resistencias de los sectores más conservadores: la iglesia y actores de algunos partidos políticos.

Desde hace unos nueve años el Partido del Trabajo presentó la primera iniciativa de ley para reconocer esas uniones, a través de la figura de sociedades de convivencia. La propia comunidad LGBTT ha hecho propuestas, pero ninguna ha tenido eco.

En el 2015 por primera vez un gobierno hizo la propuesta formal: el gobernador Eruviel Ávila planteó un proyecto en marzo de ese año, pero en la anterior Legislatura el tema no fue analizado; por lo cual los siguientes legisladores retomaron la iniciativa en septiembre del 2017 para reconocer la posibilidad de que las personas del mismo sexo pudieran contraer matrimonio.

A la iniciativa del Ejecutivo se sumó la presentada por el diputado del PRD, Javier Salinas, pero con la propuesta adicional de que las personas del mismo sexo pudieran adoptar.

Fue hasta que el presidente Enrique Peña anunció a nivel nacional una iniciativa de ley para reconocer legalmente esas uniones que los diputados locales se decidieron a analizar el tema. Hasta la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), promovió foros para socializar el tema entre los jóvenes.

Esa fue la cuarta ocasión que los diputados tienen en sus manos una iniciativa de ley para reconocer este derecho humano y la primera en la cual se intentaba analizar el tema; no obstante, tan pronto la Iglesia expresó su rechazo y protestó en forma pública, los trabajos legislativos se detuvieron, y con el argumento de que algunos representantes populares pidieron más tiempo para estudiar la propuesta, volvieron a mandar el documento a la “congeladora”.

Las protestas de la Iglesia frenaron de inmediato la intención de aprobar la reforma al código civil en un periodo extraordinario en la anterior Legislatura, sin que se retomara el tema, a pesar que desde febrero del 2015 la Suprema Corte de Justicia de la Nación mandató a la Legislatura ajustar la ley para reconocer esas uniones.

La actual Legislatura local con mayoría opositora y de izquierda lleva casi dos años de gestión y tampoco ha aprobado la reforma al Código Civil mexiquense.

Existen tres propuestas: una de Morena, otra del PT y una más del PRD, pero hasta el momento no han sido dictaminadas.

Con el inicio del sexto periodo ordinario de sesiones, y a poco más de un mes de iniciar su último año de gestión, Morena, a través de su coordinador Maurilio Hernández, llamó a los diferentes grupos parlamentarios a aprobar esa reforma y advirtió que es un tema inaplazable.

Por su lado, Tanech Sánchez, uno de los proponentes de esa reforma por Morena, se comprometió a que este año los matrimonios igualitarios serán aprobados en el Estado de México.

Distintas organizaciones han emprendido una campaña en redes para exigir a los legisladores aprobar la reforma al Código Civil.

Loading...

Loading…

ANTECEDENTES:

Desde el 2009 se validaron en el Distrito Federal, hoy Ciudad de México, los matrimonios igualitarios. Al siguiente  año, la SCJN determinó que todas las entidades federativas estaban obligadas a reconocer la validez de los matrimonios celebrados en el Distrito Federal y consideró una discriminación el negarles el derecho a adoptar.

Para el 2015 estableció que todos los jueces del país debía resolver favorablemente los juicios de amparo relativos a los matrimonios igualitarios, sin importar si esas uniones están reguladas o no. A raíz del fallo, ya son legales en: Ciudad de México, Quintana Roo, Chihuahua, Coahuila, Nayarit, Jalisco y Campeche.  En Michoacán, Morelos y Chiapas están por entrar en vigor.

Las cifras que reporta el Registro Civil de la capital mexicana indican que de 2010 a la fecha se han casado 6 mil parejas.

El Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI), contabiliza 689 matrimonios entre personas del mismo sexo, de un total de 568 mil 632 que se llevaron a cabo en todo el país durante  el 2010, para el siguiente año aumentaron a 802, en 2012 sumaron 936, mil 186 en 2013 y mil 686.

Estas cifras representan menos del 0.30 por ciento del total de celebraciones civiles. Su aprobación en varias entidades no ha desbordado los Registros Civiles, pero si ha permitido a la comunidad LGBTT ejercer su derecho a casarse y con ello salvaguardar algunas prerrogativas como es la posibilidad de heredar, asegurar y pensionar a su pareja.

Loading...

Loading…

INFOGRAFÍAS: IGNACIO HERNÁNDEZ

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

SE DIFICULTA LA REELECCIÓN LEGISLATIVA

Siguiente publicación

CON FALTAS 48 LEGISLADORES