16
COMPARTIDOS
Pinterest Google+

El pasado 21 de noviembre el secretario de Finanzas Rodrigo Jarque, presentó ante la Junta
de Coordinación Política el proyecto presupuestal del Gobierno del Estado de México para
2020 en el que se enfatiza la postura de austeridad del GEM ante el nulo crecimiento
económico y la baja dinámica industrial. De hecho, el presupuesto propuesto para el próximo año
apenas si presenta un crecimiento de 1.1 por ciento con respecto al año anterior en términos
reales.
Una de las premisas principales de la propuesta que fue claramente remarcada por el
secretario Jarque es que se pretende contener el gasto de servicios personales para invertir y
fortalecer en el rubro social con medidas muy claras: Cero aumentos salariales a los
funcionarios de primer nivel y más dinero para las mujeres a través del salario rosa
manteniendo los montos de los demás programas sociales que ya están operando.
Habría que estar celebrando las consideraciones que tiene el gobierno mexiquense con su
gente al poner como prioridad el gasto en materia social, sin embargo, es bien sabido que en
política la frase “piensa mal y acertarás” aplica en nueve de cada diez situaciones.
Los números casi nunca mienten y según los cálculos de CONEVAL, a pesar de las políticas,
programas e inversión, la pobreza en el Estado de México ha ido in crescendo
significativamente. Esta ha incrementado más de 4 puntos porcentuales
durante la última década que se traduce en casi dos millones de mexiquenses más que ahora
están en pobreza.
Resulta contradictorio pensar que entre más dinero invierte el gobierno del estado en su
estrategia para combatir la pobreza el número de mexiquenses en dicha situación incremente.
Pareciera que en lugar de ser una estrategia de combate es una estrategia de reproducción.
Alguien una vez dijo que es más fácil ganar el voto de un pobre que de un rico y puede que
tenga o no tenga razón pero estoy seguro que un ente racional jamás desea ver a su vecino en
una situación inhumana o marginada.
Estas lineas no tienen como objetivo encontrar culpables ni mucho menos señalar personas,
más bien, pretende hacer conciencia sobre los hechos y sugerir alternativas porque en
definitiva las enfermedades no se curan con placebos sino con medicamentos y entre mayor
es la infección más fuerte debe ser el antibiótico.
Con lo anterior quiero decir que la solución para la pobreza y los problemas económicos en
general del Estado de México no están en las transferencias, ayudas o despensas sino en la
inversión, la productividad, los empleos y los encadenamientos productivos locales. Estos
traerían beneficios a los ciudadanos pero también de manera muy directa al estado con
mayores contribuciones fiscales.

*Economista y secretario de la Fundación Plan México

Sin Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación previa

REGLAS CLARAS PARA EL FEFOM

Siguiente publicación

LA EDUCACIÓN CÍVICA: EJE FUNDAMENTAL DE LA DEMOCRACIA